Cerrarán alrededor de 500 sucursales

La fusión de Caja Madrid y Bancaja supondrá el recorte de 3.400 empleos

La fusión virtual que lideran Caja Madrid y Bancaja, y en la que también participan La Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia, reducirá la plantilla total del grupo resultante en unos 3.400 trabajadores y cerrará unas 500 oficinas.

La gran integración de cajas en España tampoco se librará de los recortes de plantilla. El que será el primer grupo en el sector de ahorro, capitaneado por los presidentes de Caja Madrid (Rodrigo Rato) y Bancaja (José Luis Olivas), prevé recortar el número total de empleados en 3.400 trabajadores.

El plan de ajuste también se traducirá en cierre de sucursales. Alrededor del 12% de las oficinas, unas 500, serán clausuradas en los próximos meses. La mayoría de los empleados y de las oficinas procederán de Caja Madrid y de Bancaja. De acuerdo con fuentes sindicales, los directivos de las cajas implicadas planean completar la integración en un plazo máximo de 36 meses.

Para hacer frente a los costes de reestructuración y recapitalizar Caja Madrid y sus socios han solicitado al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 4.465 millones de euros.

Los sindicatos mayoritarios del sector, CC OO y UGT, son partidarios de organizar una mesa general de diálogo y no una negociación individual en cada caja, aunque de momento sólo ha habido una toma de contacto con las entidades y la reorganización de la plantilla no ha comenzado.

En este sentido, el secretario general de CC OO para el sector de cajas, José María Martínez, pedía ayer que la mesa laboral se constituya cuanto antes y reclamó a las entidades que ofrezcan cifras concretas antes del 15 de julio, fecha prevista para que los consejos de las entidades voten la fusión.

Ayer mismo, los presidentes de las siete cajas: Caja Madrid, Rodrigo Rato; Bancaja, José Luis Olivas; Caja Insular de Canarias, Juan Manuel Suárez del Toro; Caixa Laietana, Jaume Porter; Caja Ávila, Agustín González; Caja Segovia, Atilano Soto; y Caja Rioja, Fernando Beltrán firmaron el protocolo de integración para la formación de un Sistema Institucional de Protección, en la sede de la CECA, en Madrid.

Por otra parte, el presidente de Kutxa, Xabier Iturbe, manifestó ayer que analizará la propuesta del Banco Sabadell para la venta de Banco Guipuzcoano, donde la caja es accionista con el 10% del capital, según informa Kirru Artea. Kutxa esperará a conocer la ecuación de canje de acciones que planteará Sabadell para decidir si continúa en el grupo resultante o no.

A Iturbe no le gusta el interés de BBK por Cajasur porque altera las condiciones para una hipotética fusión entre las tres cajas vascas. Iturbe también mandó recados al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al que reclamo mayor urgencia en la definición de la normativa que afecta a las cajas.

Cataluña aprueba sus dos fusiones entre seis cajas

La Generalitat aprobó ayer los dos proyectos de fusión iniciados por seis de las 10 cajas catalanas. La administración catalana dio el visto bueno a la integración liderada por Caixa Catalunya con Tarragona y Manresa, y también a la fusión entre las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu. Este es el último trámite legal, según estipula la Ley de Cajas, después de que las seis entidades aprobaran los proyectos en sendas asambleas celebradas el pasado 17 de mayo. A partir de ahora, sólo queda pendiente la absorción de Caixa Girona por parte de La Caixa, informa Toni Garganté. Las dos cajas restantes, Laietana y Penedès, han optado por participar en dos proyectos de fusión fría (SIP), con una reducción de plantilla del 10%, que para Laietana se traducirá en un excedente de 100 personas y de 290 para Penedès.