Junta general de accionistas

Botín pide una reforma laboral "urgente, profunda y con visión de futuro"

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, reclamó hoy una reforma del mercado laboral "urgente, profunda y con visión de futuro", al tiempo que advirtió de que la reducción del déficit público es necesaria para la recuperación económica, "pero no es suficiente".

Emilio Botín, presidente del Banco Santander
Emilio Botín, presidente del Banco Santander

Durante la junta general de accionistas, Botín abogó por la adopción de reformas "muy serias" en los ámbitos laboral y del sistema financiero con el fin de recuperar la senda de crecimiento, y confió en que si se adoptan las medidas adecuadas, España tiene capacidad para salir de la crisis.

A falta de un acuerdo en materia laboral entre los agentes sociales y de las decisiones que pueda adoptar el Gobierno en este sentido, Botín consideró "indispensable" emprender acciones para que la economía pueda crecer más y, de esta manera, reducir el paro y contribuir al equilibrio de las cuentas públicas.

Esto sólo puede hacerse con reformas "muy serias" en los ámbitos financiero, del mercado laboral, de la educación y del sector energético, estimó el banquero, para quien sólo se podrá atajar el avance del desempleo y la pérdida de competitividad de España con medidas "de ajuste profundo".

SANTANDER 3,35 0,25%

Las decisiones adoptadas por el Gobierno para la reducción del déficit público "van en la dirección correcta" para cumplir con los compromisos contraídos con Bruselas, "aunque requerirán firmeza y continuidad en el tiempo", enfatizó Botín.

En el sistema financiero se están dando ya pasos importantes, consideró, "pero hay que completar la reestructuración de las cajas de ahorros" y dotarlas de una normativa nueva que les permita captar capital en condiciones de mercado. En suma, agregó, se trata de "darles herramientas para que pueda fluir el crédito".

Botín consideró claro que la economía española atraviesa serias dificultades que se reflejan desde el punto de vista financiero en problemas de acceso a la financiación externa, en un aumento de los diferenciales de la deuda española y en una caída de la bolsa.

"No está justificada una tasa bancaria"

Ante los cambios regulatorios que se avecinan a escala internacional y pueden afectar al sistema financiero, Botín consideró que "no está justificado" el establecimiento de impuestos especiales para la banca porque penalizarían a entidades que, como los bancos españoles, no han recibido ayudas públicas.

Botín apostó en este escenario por la articulación de "pocas reglas y muy claras" combinadas con una mejora de la supervisión, al tiempo que defendió que el tamaño de las entidades no es en sí mismo un factor de riesgo y que los requerimientos de capital y liquidez deben estar en proporción con el riesgo y no con el tamaño.

"Al plantear nuevas regulaciones habrá que tener en cuenta que ha habido entidades que gracias a su modelo de negocio y a la adecuada gestión de riesgos no han requerido ayudas públicas y que, por tanto, no han costado un euro al contribuyente", sostuvo.

El presidente del banco cántabro también apostó por que las entidades financieras sometan a los supervisores los denominados 'testamentos en vida' con el fin de mitigar los efectos que sobre el sistema financiero pueda tener una situación de crisis que les afecte.