Las empresas reciben 250 millones

Blanco desbloquea el crédito para el 'plan renove' de las autovías antiguas

La remodelación de 2.000 kilómetros de autovías por valor de 6.300 millones está a salvo del recorte que diseña Fomento. Las concesionarias empezarán a recibir en breve los fondos del crédito de 250 millones que concederá el ministerio y el resto de tramos aún por licitar saldrán a concurso en el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI).

No todo son malas noticias para las constructoras. Más de dos años después de ser adjudicados los primeros tramos del plan renove de las autovías más antiguas, fuentes de Fomento cuentan "por semanas" el tiempo que resta para que se dé por desbloqueado este ambicioso programa de inversiones valorado en más de 6.300 millones de euros, donde está prevista la colaboración público-privada.

El inicio de las obras lleva paralizado todo este tiempo por las diferencias surgidas entre las concesionarias y la Administración. Y es que los primeros tramos adjudicados lo hicieron con una baja promedio sobre el precio de licitación superior al 40% y, sin embargo, los anteriores responsables de Fomento exigieron para el inicio de los trabajos una serie demejoras que las empresas se negaron a construir. Entretanto, la crisis financiera y el hecho de no poder cumplir los plazos establecidos en el pliego impidió a las empresas encontrar financiación para hacer frente al coste de construcción y mantenimiento de unos proyectos diseñados con un horizonte largo, de 19 años.

Fuentes delMinisterio de Fomento explicaron a CincoDías que tal y como prevé la ley, las empresas que van a recibir ese crédito participativo de 250 millones han tenido que presentar un nuevo plan económico- financiero que acredite el reequilibrio de la concesión. Seis concesionarias ya lo han hecho y el Ejecutivo está analizando toda la documentación recibida, "por lo que todo apunta a que no habrá más problemas y en cuestión de semanas ingresarán el dinero".

Fomento ve viable incluir en el 'plan 17.000' los tramos de autovías que restan por licitar

De igual forma, el departamento que dirige José Blanco deberá revisar al alza las anualidades presupuestadas para el pago del canon que cobrarán estas compañías por explotar ymantener las nuevas vías durante 19 años. "Al haber reconocido la Administración que van a realizar obras adicionales, la infraestructura vale más y como tal el canon a percibir debe ser más elevado", sostienen las mismas fuentes. Está previsto que las obras puedan iniciarse durante el verano y el pliego contempla que finalicen antes del 30 de junio de 2011, excepto aquellas actuaciones consideradas singulares.

Sin duda, se trata de un balón de oxígeno para las constructoras implicadas en el proyecto, ya que muchas de ellas habían advertido que su cartera de pedidos estaba agotándose.

En cuanto a qué pasará con el resto de tramos que aún resta por sacar a concurso, desde Fomento admiten que tienen muchas posibilidades de pasar a formar parte del Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI), que pretende movilizar hasta 17.000 millones en año y medio.

El capital debe ser aportado por las empresas privadas, el ICO y el BEI, ya que se trata de una iniciativa basada en la colaboración público-privada. Serán proyectos de carreteras y ferrocarril, cuyo coste no puede computar en las cuentas públicas hasta 2014, momento en el que los trabajos deberán estar terminados. Será entonces cuando Fomento comience a pagar un canon anual durante 25 o 30 años por el mantenimiento de dichas infraestructuras.

"Para que no compute como déficit, en los tramos que restan por licitar debemos comprobar que el valor de la obra nueva que se va a realizar es al menos del 50%, porque de lo contrario (si más de la mitad de la inversión la representan los trabajos de conservación), su desembolso habría que considerarlo gasto público", señalan fuentes oficiales.

El ministro José Blanco insiste en que habrá que reprogramar toda la obra en curso y algunos contratos serán suspendidos, si bien ayer trató de tranquilizar al sector apostando por el diálogo y la negociación para que el impacto negativo sea el menor posible.