Elisa Martín. Responsable de tecnología e innovación de IBM España

"La flexibilidad es la primera ventaja"

El grupo informático IBM ha diseñado una estrategia de trabajo basada en un modelo híbrido, en el que convivirán las redes públicas y privadas. Su responsable de innovación y tecnología insiste en que no todas las aplicaciones deben estar alojadas en la nube.

¿De dónde procede el ahorro de costes del cloud computing?

El ahorro proviene de la optimización, ya que el cloud te da la capacidad de pasar de la inversión en equipos a la contratación de servicios, lo que posibilita cambiar el modelo financiero, es decir, permite pasar de gastos de capital a gastos de operación. El ahorro de costes está muy relacionado con la estandarización. Un proveedor de cloud tiene un catálogo de servicios, lo que le permite reducir los costes de prestar estos servicios.

¿Es ésta la principal ventaja de la computación en nube?

El ahorro de costes no es la característica ni el beneficio fundamental del cloud, sino que es la flexibilidad que proporciona tanto al proveedor como al demandante del servicio.

¿Todos los servicios pueden contratarse en la nube?

No existe una solución cloud general, sino que existen cloud que están intentando aportar diferentes soluciones. Las empresas tienen la oportunidad de elegir un modelo para un área concreta, pero no todas sus actividades estarán en la nube. Los modelos van a convivir.

¿Cuáles son los servicios más adecuados para prestarse a través de la red?

De momento, hemos visto en el mercado que las tareas que más están usando este formato son las del entorno colaborativo, como son las herramientas de ofimática, las conferencias entre usuarios, el chat interno y el correo.