Feria inmobiliaria de Madrid, SIMA 2010

Las oportunidades inmobiliarias chocan con las dificultades económicas

El Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) alcanza su duodécima edición, que se celebra del 20 al 23 de mayo en el Ifema, en un momento en el que parece haber tocado fondo el ajuste de la vivienda y se dan condiciones propicias para lanzarse a comprar. No obstante, las dudas sobre la recuperación económica y las últimas medidas del Gobierno imponen la cautela entre la demanda.

Las promotoras buscan reducir su stock inmobiliario
Las promotoras buscan reducir su stock inmobiliario

La feria inmobiliaria de Madrid, SIMA, pone este año sobre la mesa 800 promociones con el aliciente de unas condiciones cada vez más propicias para la compra pero con una tormenta económica en contra que impone la cautela entre los potenciales clientes.

En lo que llevamos de año, el ajuste del mercado de la vivienda parece haber tocado fondo y el sector camina hacia la estabilización. De este modo, varios factores favorecen las condiciones de compra en el actual escenario.

Por un lado, la caída de los precios ha comenzado a moderarse -el descenso se suavizó al 4,7% en el primer trimestre según el INE- y por ende se están suavizando las expectativas de más bajadas de precios que mantenían latente a gran parte de la demanda. Asimismo, los tipos de interés continúan en mínimos históricos -el euríbor cerró el mes de abril en el 1,225%-. Además, el elevado 'stock' de viviendas que soportan los promotores y la banca favorece los descuentos en los precios, que este año en el SIMA oscilan entre el 10% y el 40%.

Todo esto se suma a los estímulos fiscales. Primero, la subida del IVA aplicado a los pisos nuevos a partir del 1 de junio en un punto porcentual (del 7% al 8%). Segundo, la eliminación de la desgravación fiscal por adquisición de vivienda habitual para las rentas superiores a los 24.107,2 euros desde el 1 de enero de 2011.

Pero este momento algo más positivo para el mercado residencial choca de lleno con una inestabilidad económica agravada por las dudas sobre el rescate de Grecia y los problemas en los mercados de deuda. Además, las medidas de ajuste y recortes sociales anunciadas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero han generado aún más incertidumbre sobre la recuperación y la salida de la crisis. Este escenario económico, junto al avance del desempleo, dispara la cautela entre los posibles compradores.

El máximo responsable del Salón Inmobiliario, Eloy Bohúa, ha valorado la primera jornada de la feria -se inauguró ayer- como "bastante positiva" -el número de visitantes está en línea con el del primer día de la edición del año pasado-. No obstante, en declaraciones a CincoDías.com, Bohúa ha admitido que la situación económica y las noticias de los últimos días "pueden afectar a la percepción de los compradores y de los inversores privados, pero es muy difícil poder prever el alcance de las mismas". Por eso, señala que "nosotros estamos haciendo un esfuerzo para presentar la gran variedad y calidad de la oferta".

Bohúa asegura que este año la feria, con una participación de expositores un 6% superior a la del año pasado, es una "convocatoria muy atractiva". "Esperamos resultados muy buenos considerando la situación económica", sostiene.