Jornada histórica en los mercados

El euro contiene el impulso y reacciona con cautela

Las advertencias del FMI sobre el impacto de las ayudas a la zona euro y las medidas extraordinarias anunciadas por el BCE restan brillo a la reacción de la divisa europea. Tras tocar los 1,30 dólares, cede por debajo de los 1,28.

La gravedad de la tormenta financiera que ha obligado a la UE a activar un plan con el que rescatarse a sí misma se dejó ver ayer en la anodina reacción de la cotización del euro. A diferencia de las Bolsas, que respondieron con un aluvión de compras al histórico acuerdo alcanzado en la UE, la apreciación del euro frente al dólar apenas alcanzó el 0,5%.

La divisa europea mostró una efímera alegría ante los 750.000 millones de euros que van a movilizar los Gobiernos de la UE y el FMI para recuperar la confianza de los mercados. El euro se colocó en los mejores momentos del día sobre los 1,30 dólares, con un alza del 2,6%, pero su avance se desinfló después, hasta perder los 1,28 dólares. Eso sí, firmó la segunda jornada de avances.

El retroceso de la divisa europea en la semana pasada, del 4,1%, fue el mayor desde octubre de 2008, en plena crisis financiera internacional a raíz de la quiebra de Lehman Brothers. Además, el euro marcó el pasado jueves su nivel intradía más bajo desde marzo de 2009, en los 1,2529 dólares, y en el año, acumula un retroceso frente al dólar del 10,6%.

El director del departamento europeo en el FMI, Marek Belka, ya se encargó ayer de enfriar los ánimos. "El plan aprobado por la UE tiene potencial para calmar a los mercados, por el momento. Pero no lo consideren una panacea para los problemas europeos. Esto es una especie de morfina que estabiliza al enfermo. Pero todavía se necesita una verdadera cura para el paciente", dijo Belka.

La cotización del euro tendrá que encajar también las últimas decisiones del BCE, que ha reactivado la barra libre de liquidez en las subastas a tres y seis meses y que ha decidido la compra de deuda pública y privada europea en los mercados.

Otras divisas

El euro reaccionó con bastante más brillo frente al yen. Registró su mayor avance intradía frente a la divisa nipona desde noviembre de 2008, del 4,7%, hasta los 122,3 yenes por euro, aunque al cierre de la sesión europea se había relajado hasta los 120 yenes.

Mucho más tímidamente, el euro también recuperó ayer posiciones frente a la libra, desde los 84 peniques por euro en que se había colocado la semana pasada, un nivel que no se recordaba desde agosto del año pasado. En la jornada de ayer, el euro llegó a apreciarse el 1,58% frente a la libra, hasta los 87,5 peniques por unidad, aunque después se estabilizó en los 86 peniques.