Para asegurar la liquidez

El BCE y otros bancos centrales inician la compra de deuda estatal europea

En uno de los comunicados, el BCE advierte de que una de las medidas adoptadas para garantizar la liquidez, la de realizar intervenciones en los mercados de renta fija pública y privada, violenta su política monetaria, por lo que "se llevarán a cabo operaciones específicas para reabsorber la liquidez inyectada a través del Programa para los Mercados de Valores, lo que asegurará que la orientación de la política monetaria no resulte afectada".

En este escenario, varios bancos centrales de la zona del euro han iniciado la compra de deuda estatal de España, Portugal, Grecia, Italia e Irlanda, siguiendo una decisión del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE).

El Banco Central Europeo (BCE) y otras entidades monetarias han reactivado las operaciones para proporcionar liquidez en dólares debido a la reaparición de tensiones en algunos mercados de fondos a corto plazo en dólares en Europa.

Una portavoz del Bundesbank (banco central de Alemania) confirmó a EFE que la entidad ha iniciado la adquisición de deuda estatal. No obstante la fuente rehusó especificar el volumen y la procedencia de los bonos adquiridos, medida que ha contribuido a impulsar al euro hasta rozar los 1,31 dólares en la sesión matinal.

El BCE informó hoy de que "en respuesta a la reaparición de tensiones en los mercados de fondos a corto plazo en dólares en Europa, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el BCE, la Reserva Federal estadounidense (Fed) y el Banco Nacional Suizo anuncian el restablecimiento de la facilidades temporales swap (compraventa de una divisa por otra) de liquidez de dólares". El Banco de Japón también baraja sumarse pronto a la medida, según el BCE.

Estas facilidades están diseñadas para ayudar a mejorar las condiciones de liquidez en los mercados de fondos en dólares y para prevenir la extensión de las tensiones a otros mercados y otros centros financieros.

El Consejo de Gobierno ha tomado esta decisión tras el compromiso contraído esta misma madrugada por los ministros de Finanzas europeos de adoptar "todas las medidas necesarias para alcanzar sus objetivos fiscales este año y los años siguientes, en línea con los procedimientos por déficit excesivos".

El BCE toma nota, en particular, de los compromisos adicionales anunciados por algunos países (España y Portugal), que acelerarán la consolidación fiscal. El pasado jueves, el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, afirmó en la rueda de prensa posterior a la reunión sobre política monetaria que no se había discutido el supuesto de comprar deuda soberana.

Hoy, Trichet negó hoy que la entidad monetaria haya tenido presiones políticas al decidir la compra de deuda pública y privada en los mercados. Trichet hizo hincapié en que "somos completamente independientes", tras una reunión en la sede del Banco de Pagos Internacionales (PBI) en Basilea (Suiza). "Esta decisión fue una decisión del consejo de gobierno del BCE y no el resultado de presión política", según el presidente de la entidad monetaria europea.