Causa abierta contra el magistrado

Un directivo del Santander en EE UU dice que nunca habló de dinero con Garzón

El ex director general del Banco Santander en EE UU Gonzalo de las Heras, que ha declarado hoy como testigo en la causa abierta a Baltasar Garzón por los fondos recibidos de esa entidad para los cursos que impartió en Nueva York en 2005 y 2006, ha asegurado que nunca habló de dinero con el juez.

Así lo han señalado a Efe fuentes jurídicas presentes en la declaración, que han añadido que De las Heras ha insistido en varias ocasiones en que el Santander decidió patrocinar los cursos en atención a su contenido y al "relieve" de los invitados -entre los que figuraban varios jefes de Estado latinoamericanos-, sin que la "personalidad" de Garzón influyera en la concesión de las ayudas.

Durante su comparecencia en el Tribunal Supremo, el ex responsable del banco ha negado además, a preguntas del fiscal, que que la entrega de dinero por parte de la entidad tuviera como fin predisponer al magistrado a favor del Santander en futuras causas judiciales que pudiera corresponderle instruir.

Según las fuentes consultadas, el testigo ha manifestado varias veces que en las conversaciones que mantuvo con Garzón "jamás" se habló de dinero o de los "aspectos económicos" de los cursos y que las cantidades satisfechas por la entidad bancaria fueron acordadas con el ex director del Centro Rey Juan Carlos I de la Universidad de Nueva York, James D. Fernández.

De las Heras ha añadido que la autorización para la subvención le fue dada por teléfono por el presidente del Santander, Emilio Botín, que en esa comunicación no le habló del "régimen retributivo" de Garzón ni de cualquier otro de los participantes en los cursos.

El testigo ha manifestado que el pago de las cantidades acordadas -algo más de 200.000 dólares por el primer curso y aproximadamente la mitad por el segundo- se hizo mediante cheques y siempre "a petición" de las autoridades académicas de la Universidad.

Sobre la importancia de los fondos pagados por el Santander, De las Heras ha dicho que 200.000 dólares no es una suma que pueda dañar los intereses de los accionistas del banco, porque no afecta al reparto de dividendos, y ha recordado que el acuerdo actualmente vigente entre la entidad y la Universidad de Nueva York contempla cantidades próximas al millón y medio de dólares.

Al término de la comparecencia, el instructor de la querella, el magistrado Manuel Marchena, ha ordenado al testigo que antes del próximo 18 de mayo acuda personalmente al tribunal para entregar el expediente íntegro referido al patrocinio de los dos cursos y cualquier otra documentación relacionada con este asunto que obre en su poder.