Tormenta en la eurozona

El Bundesbank alerta del riesgo de contagio griego a otros países

Moody's pone bajo vigilancia negativa a la deuda portuguesa

El miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y presidente del Bundesbank, Axel Weber, defendió ayer ante el Parlamento alemán la concesión de ayudas a Grecia al advertir de que una suspensión de pagos de este país representaría una seria amenaza para la estabilidad de la zona euro y un riesgo de contagio de la crisis a otros miembros del bloque. "La quiebra de Grecia en la actual situación de fragilidad supondría un sustancial riesgo para la estabilidad de la Unión Monetaria y el sistema financiero", dijo Weber en su intervención. "Existe la amenaza de un grave efecto de contagio para otros miembros de la eurozona y el aumento del efecto negativo de retroalimentación en los mercados de capitales", añadió.

Así ha ocurrido a lo largo de las dos últimas semanas en España. En primer término, la agencia de calificación Standard & Poor's rebajó la calificación de la deuda española y posteriormente las dudas sobre el cumplimiento del plan de estabilidad y la especulación (el martes se desataron rumores sobre un posible plan de rescate y sobre nuevas bajadas de calificación por parte de Fitch y Moody's, que finalmente fueron desmentidos) se cebaron con España. En estos quince días ha sufrido fuertes pérdidas en bolsa y el diferencial respecto el bono alemán se elevó ayer a 134 puntos básicos, lo que supone un nuevo máximo histórico desde 1999.

Y el siguiente en sufrir la presión de los mercados puede ser Portugal. Moody's puso ayer en revisión negativa la calificación de la deuda portuguesa y se ha dado un plazo de tres meses para decidir si finalmente rebaja la nota. "La acción calificadora refleja el reciente deterioro de las finanzas públicas, así como los desafíos de crecimiento de largo plazo de la economía", dijo la agencia en un comunicado. La noticia impulsó la prima de riesgo de Portugal, que se situó en 276 puntos porcentuales, más del doble de la registrada por España, pero lejos de los 718 puntos de Grecia.

La banca francesa se une al plan de rescate

Los principales bancos franceses acordaron ayer mantener las líneas de crédito con las entidades griegas, según anunció ayer la ministra gala de Economía y Finanzas, Christine Lagarde. "Estoy satisfecha al ver que la comunidad financiera se moviliza en Francia como lo hizo en Alemania", señaló ayer en declaraciones a la cadena de televisión LCI, en las que precisó que se trataba de una iniciativa voluntaria, cuyos términos se deberán concretar en las reuniones del FMI y la UE. La banca francesa es una de las que más riesgos corre en Grecia, donde cuenta con créditos por valor de 50.000 millones de euros.

Por otra parte hoy se reúne el Consejo de Gobierno del BCE, que, según los expertos, no tocará los tipos hasta que no se afiance la recuperación económica.