Tensión en las finanzas europeas

Esade cree que España necesitará ayuda de Bruselas para refinanciar su deuda externa

Las previsiones macroeconómicas publicadas ayer por la escuela de negocios Esade son muy desfavorables. El alto endeudamiento externo, el elevado déficit público, la alta tasa de paro y la incapacidad para generar renta amenazan la estabilidad de España, según la institución. Tanto así, que Esade cree que si el Gobierno no logra reducir el gasto ni la deuda es "altamente probable" que necesite ayuda de las entidades europeas. Aunque no al mismo nivel que Grecia. La deuda total española (que incluye la pública y la privada) alcanza el 170% del PIB.

Esta ayuda se centraría en la refinanciación de la deuda con los bancos europeos, según el profesor Fernando Ballabriga, uno de los economistas que elaboró el informe.

Para reducir el déficit y recuperar la solvencia, Esade propone medidas estructurales. Y este ajuste debe recaer en el gasto público. Es decir, recortar el número de funcionarios y sus salarios, y disminuir la partida que se destina a Educación y Sanidad. En este punto plantea que el Gobierno considere la estrategia del copago (que los usuarios paguen una parte de estos servicios públicos).

La institución propone también acometer la reforma laboral para acabar con la dualidad de contratos temporales y fijos, acelerar la reforma de las cajas y revisar el sistema de pensiones. En el primer caso, Ballabriga es partidario de un tipo de contrato que no implique un compromiso muy alto para el empresario. "Si se retrasan estas medidas la situación se puede complicar y puede que nos traten como Grecia", advierte el profesor.

El informe prevé una contracción del 0,5% del PIB español este año. La única economía de los países ricos que decrecerá. La falta de credibilidad en el plan de austeridad del Gobierno y el riesgo de impago son los dos elementos que, a juicio de Esade, lastran la confianza de los inversores. La entidad asegura que sólo con la subida del IVA no se logrará recortar el gasto en 50.000 millones de euros hasta 2013.