Para evitar más especulación sobre el euro

España apuesta por aumentar la ayuda a Grecia para cubrir tres años de ajuste

El Gobierno apuesta por que el Eurogrupo apruebe un compromiso de crédito que cubra las necesidades de Grecia durante los tres años de ajuste que ha previsto Atenas, y no limitarse a los 30.000 millones de euros anunciados para el primer año, con el fin de evitar más especulación sobre el euro.

Fuentes del Ejecutivo han confirmado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está contactando con los principales líderes europeos para defender esta estrategia de cara a la reunión que celebrará el Eurogrupo en Bruselas previsiblemente el 10 de mayo.

Según estas fuentes, los 16 países de la zona euro deberían acordar un paquete de ayudas que superara las necesidades de crédito griegas, que algunos analistas han situado en los 80.000 millones de euros.

Ante este debate, es previsible que no se apruebe todavía el decreto que se estaba diseñando para que el Consejo de Ministros autorizara este viernes un préstamo bilateral a Grecia por importe de alrededor de 3.670 millones de euros (el 12,2 por ciento de los 30.000 millones que los países de la eurozona prometieron a Atenas para el primer año).

En opinión del Ejecutivo, es necesario lanzar un mensaje claro a los mercados y levantar una muralla frente a futuros movimientos especulativos, que podrían a afectar a más socios de la moneda única.

España, como el resto de países de la zona euro, auguró que el anuncio del Eurogrupo de que estaba dispuesto a prestar 30.000 millones de euros a Grecia calmaría a los mercados y pensaba que no sería necesario activar este mecanismo.

Pero los acontecimientos de las últimas semanas y días han demostrado que Grecia no puede pasar sin el dinero de sus socios.

Atenas pidió ayer acceder con rapidez al paquete de ayudas ya anunciado -los 30.000 millones europeos y 15.000 del Fondo Monetaria Internacional (FMI)- ante la asfixiante presión del mercado, agravada por la rebaja a "bono basura" de la deuda soberana griega por la agencia Standard & Poor's.

España apuesta ahora por no limitarse a esos 30.000 millones y comprometer ya un paquete para los próximos tres años, con la esperanza, de nuevo, de que Grecia no necesite recurrir en su totalidad a esas ayudas.

Reconocen las fuentes del Gobierno que celebrar la reunión del Eurogrupo el 10 de mayo responde fundamentalmente a razones políticas.

Con esa fecha se intentan aplacar las reticencias de la canciller alemana, Angela Merkel, quien teme que adelantar la ayuda a Grecia perjudique las expectativas electorales de su partido en los comicios que celebrará el estado de Renania del Norte-Westfalia el domingo 9 de mayo.

Alemania es el principal contribuyente de las ayudas de la eurozona, ya que le correspondería desembolsar 8.400 millones.