Reunión con empresarios españoles en EE UU

De la Vega arremete en Nueva York contra las agencias de calificación

La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, arremetió hoy en Nueva York contra las agencias de calificación que han cuestionado la capacidad de la economía de España para recuperarse de la crisis y que han comparado la situación española a la de otros países.

"Escuchar que algunas agencias intenten erigirse de nuevo en albaceas de la pureza económica y cuestionar los pilares sobre los que se sustenta nuestra economía, produce cuando menos cierta dosis de perplejidad", aseguró la vicepresidenta en una reunión con un grupo de empresarios españoles con presencia en Estados Unidos.

De la Vega, que participa estos días en varios actos en Nueva York, se mostró además contrariada por las comparaciones que esas agencias -las mismas que, según dijo, "fallaron estrepitosamente a la hora de prever la crisis"- realizan entre las situaciones por las que atraviesan otros países y España.

"Se intenta presentar semejanzas con situaciones, éstas sí de extrema dificultad, que no resisten el peso de la mínima objetividad e imparcialidad, y sí la sospecha de la pura especulación", añadió la vicepresidenta, que en su intervención ante los empresarios hizo hincapié en resaltar las "fortalezas" de la economía española.

Explicó así que, "pese al impacto de la crisis, el descenso de la economía española durante el último año -del 3,6%- ha sido menor que la media de la zona euro, que se ha situado en el 4%" y también menor que el de países "como Alemania, Reino Unido o Italia, donde ha sido del 4,9%".

La vicepresidenta también destacó que el nivel de deuda pública española -situado en el 54,3% del PIB, según recordó- es unos veinte puntos menor que la media de la Unión Europea (73%), menos de la mitad que países como Grecia o Italia, y 24 puntos menos que la zona euro.

"El análisis de esos datos no coincide con lo que dicen algunas agencias", insistió la vicepresidenta en su encuentro con la prensa tras la reunión con empresarios españoles, donde dio "un mensaje claro y nítido de confianza a los ciudadanos y tranquilidad a los mercados: España está acostumbrada a hacer bien los deberes".

Para De la Vega, la economía española es "moderna, dinámica, vanguardista, innovadora y competitiva, que tiene ideas, tecnologías y experiencia", unos "puntos fuertes" que permiten mantener "la confianza en nuestra capacidad para hacer frente a la recesión y afrontar la recuperación".

"España es sabedora del esfuerzo que va a realizar, que está realizando ya, para poner en pie un modelo de crecimiento más sostenible y más seguro", añadió la vicepresidenta, quien pidió que, "para salir adelante", se tenga "confianza en las instituciones, las empresas, los agentes sociales y en los propios ciudadanos".

"Contamos con cimientos sólidos", aseveró De la Vega, quien reconoció, sin embargo, los "problemas" que afronta la economía española, entre los que destacó "el desempleo, que en nuestro país alcanza cifras tan altas debido sobre todo a la alta temporalidad y al brusco ajuste del sector de la construcción".

También señaló "el déficit público, que este año ha alcanzado dos puntos más de lo previsto debido al esfuerzo realizado para mantener la cohesión e incentivar la recuperación pese a las dificultades económicas", y recordó que se trata de "un problema de todos los países europeos".

"Creo que situar nuestras dificultades económicas en sus justos términos, reconocer los problemas que tenemos pero también ser conscientes de esos ámbitos en los que somos más fuertes, es la primera condición para hacer frente a esta situación", dijo De la Vega, que alabó "el cambio de modelo productivo" impulsado por el Ejecutivo.

De la Vega, que estuvo acompañada por el embajador español en Washington, Jorge Dezcallar, se reunió este martes en Nueva York con representantes de grandes compañías españolas en Estados Unidos, como Telefónica o los bancos Santander y BBVA, así como con otros responsables de una docena de empresas más.

Ante ellos, la vicepresidenta se comprometió a "alentar el intercambio económico entre España y Estados Unidos" y apoyar "la llegada y la consolidación" en este país de los empresarios españoles, a quienes describió como "excelentes embajadores de la seguridad y fiabilidad de España como mercado".