Necesita liquidez para sostener la actividad

Polaris ofrece activos a la banca para evitar el concurso

El grupo inmobiliario Polaris y las entidades financieras Bancaja, CAM, Banco de Valencia y Banco Popular mantuvieron negociaciones hasta última hora de ayer para evitar el concurso de la compañía.

Polaris World, una de las inmobiliarias que más crecieron en España al calor del boom inmobiliario en los primeros años de este siglo, ha apurado al máximo el plazo para lograr un acuerdo con Bancaja, CAM, Banco Popular y Banco de Valencia que evite su entrada en concurso de acreedores.

En la noche de ayer, pasadas las 22 horas, representantes de la empresa y de los bancos seguían reunidos tratando de lograr un acuerdo para dotar de liquidez a la compañía -cerca de 100 millones de euros- con la que pueda mantener la actividad. El acuerdo pasa por una nueva venta de activos inmobiliarios de Polaris a esas entidades.

El pasado diciembre 15 filiales de Polaris (casi la mitad del grupo) comunicaron ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia su insolvencia y solicitaron acogerse al proceso preconcursal. La compañía disponía a partir de entonces de tres meses para alcanzar un acuerdo satisfactorio, plazo ampliable en un mes según la reforma de la ley concursal de marzo de 2009.

La compañía agotó ayer ese periodo que contempla la nueva ley concursal y que permite a las empresas en situación similar a la de Polaris tratar de negociar un convenio anticipado de acreedores sin que sea posible que un acreedor inste su declaración de concurso.

Fuentes jurídicas indicaron ayer a este diario que durante el jueves el Tribunal Superior de Justicia no había recibido comunicación alguna del grupo, pero que esperaban recibirla hoy viernes.

El grupo inmobiliario tenía una deuda, a 31 de diciembre de 2008, de 1.263 millones de euros y pérdidas de casi 40 millones. A mediados de 2009 el grupo logró un acuerdo de cancelación de deuda con entidades de crédito de 970 millones mediante el intercambio de activos inmobiliarios por deuda.

Abandono del patrocinio deportivo

El deporte español lleva tres años asumiendo que el patrocinio inmobiliario acabó. La crisis inmobiliaria española originada en 2007 ha restado patrocinadores al deporte del país. Las compañías iniciaron ese año un recorte de costes que afectó en primer lugar a sus patrocinios.

Polaris World fue uno de los grandes patrocinadores del deporte murciano. Hasta 2008 patrocinó al Club Baloncesto Murcia. En la actualidad es otro de los inmobiliarios del boom, José Ramón Carabante, también murciano, quien controla la mayoría del capital del equipo de baloncesto. El grupo Polaris también probó suerte en el motor y patrocinó hasta 2008 al Polaris World Team, que participó en el Campeonato Mundial de Motociclismo. La compañía fue también el principal patrocinador del club de fútbol sala de Cartagena, que competía en la división de honor de este deporte, hasta el año 2007.

Además la compañía ha utilizado la imagen de deportistas, como la del ex seleccionador José Antonio Camacho o la del nadador David Meca para anunciar sus promociones.