Impacto de la crisis en las cuentas públicas

Strauss-Kahn afirma que al FMI no le preocupa ni España ni Portugal

El FMI tiene una preocupación en Europa y sólo una: Grecia. Así lo declaró ayer su director gerente, Dominique Strauss-Kahn en una rueda de prensa previa a las reuniones de este organismo y el Banco Mundial. Aunque los mercados estén presionando la deuda soberana española y portuguesa, mientras se complica la situación en el país heleno; el ex ministro francés de finanzas afirmó que no ve la necesidad de centrar su atención "en otro país además de Grecia".

Estas declaraciones son parte de la respuesta a una pregunta sobre si el FMI estaría preparado para invtervenir en España y Portugal. Eso es algo que rechazó y añadió que no creía que el problema de estas economías actualmente "sea mucho mayor que las de cualquier otro país, no sólo de la zona del euro, sino de fuera de ésta".

El FMI decretó hace apenas un mes y medio que a diferencia de Grecia, tanto España como Portugal, cuentan con buenas estadísticas, buenos historiales de política económica, credibilidad, y sus situaciones fiscales de partida eran fuertes.

Dicho esto, Strauss-Kahn no rebajó el grado de perturbación que existe con respecto a la situación griega. "Es muy seria", declaró rotundo. El director gerente explicó que el equipo que se ha despalzado a Atenas, y que ha tardado en llegar por los problemas con el cierre del espacio aéreo europeo, va a tomarse unos días para diseñar el plan y que hasta entonces lo único que podía anticipar es que no va a haber "una solución fácil" para el país. A la vista de la tensión popular que existe en Grecia, Strauss-Kahn dijo que lo que el FMI y la UE tratan de hacer "está en el interés de los griegos".

El número dos del Fondo, John Lipsky, dijo ayer a Bloomberg TV que la opción propuesta por un legislador alemán de que Grecia abandone el euro "no es una posibilidad". "No está en la mesa, no hay provisiones para ello en el acuerdo de Maastricht".