Impacto de la crisis en las cuentas públicas

El déficit roza el 14% en Grecia y se multiplica por 10 en la eurozona

La Comisión Europea publicó ayer las primeras cifras oficiales de déficit público correspondientes a 2009. El dato griego se dispara hasta el 13,6%, pendiente de nuevas revisiones, y los números rojos de la zona euro se han multiplicado por 10 en sólo dos años hasta 565.111 millones de euros.

Incluso el calendario de los procedimientos ligados al Pacto de Estabilidad, que prevé la publicación dos veces al año (abril y octubre) de las cifras de déficit y deuda pública validadas por Eurostat, parece jugar en contra de Grecia y, por extensión, del resto de la zona euro.

La oficina de estadística comunitaria respetó ayer el primer plazo. Y los números rojos de Grecia en 2009, revisados al alza en relación a los del programa de estabilidad del pasado mes de enero, cayeron como una losa justo un día después de que los intereses del bono griego batiesen récords y de que la UE y el FMI comenzasen sus difíciles negociaciones sobre un posible plan de rescate para Atenas.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Olli Rehn, aseguró desde Washington (donde asiste a la reunión ministerial del G-20), que las cifras de Eurostat sobre Grecia "demandan una aplicación efectiva y completa del plan de consolidación fiscal". Y recordó que la Comisión Europea trabaja con el BCE y el FMI "para tener disponible un programa conjunto de ayudas de activación inmediata si llegara a hacer falta".

Ese momento parece cada vez más cercano porque los datos publicados ayer alentaron las dudas del mercado sobre la sostenibilidad de las finanzas publicas no sólo de Grecia, sino de la zona euro en general. Incluso los países cuyos datos no fueron revisados al alza, como Portugal, sufrieron un recrudecimiento de la desconfianza de los inversores.

España, por su parte, fue uno de los cinco países de la zona euro a los que Eurostat confirmó todos sus datos sin una sola enmienda, tanto para 2009 como para los tres ejercicios anteriores revisados. El déficit español cerró en el 11,2%, casi el doble de la media de la zona euro (6,35%). España es el cuarto país con más déficit de la UE (cuya media se sitúa en el 6,8%) y el tercero de la zona euro, sólo por detrás de Irlanda (cuyos datos se revisaron ayer al alza) y Grecia. La deuda española (53,2%), en cambio, se encuentra 25 puntos porcentuales por debajo de la de la misma media (78,7%).

Eurostat, además, confirmó que las cifras de déficit de la zona euro se han multiplicado por 10 en sólo dos años de crisis y han pasado de sumar 55.723 millones en 2007 a 565.111 el año pasado. En términos porcentuales de PIB el salto ha sido desde un déficit del 0,6% al 6,3%, mientras que la deuda ha pasado en el mismo período del 66% al 78,7%.

En una entrevista con CincoDías 48 horas antes de la publicación de los datos de Eurostat, Jean Pisani-Ferry, director del think tank Bruegel, no descartaba que los números rojos actuales aboquen a una crisis generalizada e n el mercado de la deuda publica.

"Se trata de cifras sin precedentes en tiempos de paz", recordó el economista francés, quien advierte de la posibilidad de que los mercados renuncien a la presunción de que ningún país desarrollado puede quebrar. "En los 70 ya descubrieron en Latinoamérica que la asunción de que la deuda soberana nunca falla era errónea". El Gobierno griego, por su parte, intentó ayer dejar claro que su país no está en peligro de sentar un precedente bananero en la zona euro. Y prodigó comunicados y declaraciones en las que subrayaba que las cifras publicadas por Eurostat eran consecuencia, precisamente, de los cambios metodológicos exigidos por Bruselas, y que no alteran su compromiso de reducir el déficit este año en cuatro puntos porcentuales.

Pero la credibilidad de Atenas no vive sus mejores momentos. Y el documento de Eurostat no ayudará al Ejecutivo socialista de Giorgos Papandreu a recuperarla porque advierte que ni siquiera la cifra del 13,6% es todavía definitiva.

Las autoridades estadísticas comunitarias mantienen aún tres reservas sobre los datos griegos de 2009, relativas, nada menos, que al supuesto excedente de la seguridad social, al tratamiento contable de ciertos organismos públicos y a la anotación de algunas operaciones de swap. En total, el déficit griego del año pasado podría sumar aún otro medio punto y la deuda pública, que ya está en el 115, 1%, superar el 120% del PIB.

"Los nuevos datos son fruto del esfuerzo por mejorar la calidad de las estadísticas presupuestarias del país", señaló el Ministerio griego de Finanzas en un comunicado. "Por desgracia", añadía ese texto, "los problemas fiscales que hemos heredado eran peores de lo esperado", en alusión al Gobierno conservador de Kostas Karamanlis que perdió las elecciones el año pasado.

Factura bancaria

Por segundo año consecutivo, Eurostat ha calculado también el impacto presupuestario de las medidas estatales para apoyar al sector financiero. El año pasado, dejaron un saldo negativo para la zona euro de 7.291 millones (0,08% de déficit) , y al conjunto de la UE, de 15.401 millones (0,13%).

Reino Unido fue el país con los números rojos más abultados en ese capítulo (7.554 millones de euros), seguido de Alemania (3.402 millones). Francia y España, en cambio, han ganado dinero con sus intervenciones: 1.834 y 696 millones, respectivamente.

Moody's recorta y sigue amenazando

l La agencia de calificación crediticia Moody?s cumplió ayer con su advertencia y rebajó el rating de la deuda soberana de Grecia desde A2 hasta A3. La firma considera que existe "un riesgo significativo de que la deuda griega sólo se estabilice en un nivel más alto y costoso de lo esperado".

l Lejos de limitar el castigo a esa rebaja, Moody?s situó además el nuevo nivel en vigilancia negativa. "Es improbable que la calificación se mantenga en A3, salvo que las acciones del Gobierno puedan recuperar la confianza de los mercados y contrarresten las expectativas de altos tipos de interés y bajo crecimiento".

l Esa posibilidad toma cuerpo al considerar el alto grado de contestación de los ciudadanos griegos al plan de ajuste anunciado por Atenas. Ayer, decenas de miles de funcionarios secundaron una huelga que afectó seriamente el funcionamiento de escuelas, hospitales y otros servicios públicos.

l Con todo, Moody?s sigue siendo la única agencia de calificación que mantiene un rating A para Grecia. Standar&Poor?s lo rebajó a BBB+ en diciembre, en tanto que Fitch hizo lo propio hasta BBB- el pasado 9 de abril.

l Los mercados no cedieron ayer en su castigo al país: el coste de asegurar el impago de su deuda alcanzó el valor récord de 616 puntos básicos, mientras el bono a 10 años tocaba máximos de 9,14 puntos.