Emite letras a tres meses a un tipo del 3,65%

El mercado exige a Grecia un tipo de interés 10 veces mayor que a España

El plan de rescate a Grecia sobre la mesa resulta insuficiente para relajar los costes de financiación del país, incluso en el corto plazo. Grecia emitió ayer 1.950 millones en letras a tres meses al 3,65%, más del doble de lo que le costó una emisión similar en enero (1,67%), y a un tipo 10 veces mayor al que se exige a España para ese plazo (0,324%). El mercado pide más acción.

La situación se hace insostenible para Grecia. La desconfianza sobre el éxito de la implementación del plan de rescate predomina y los inversores exigen tipos cada vez más altos para financiar al país. La carga se hace cada día más pesada para Grecia, dificulta la recuperación económica del país y complica el éxito de un rescate.

Este círculo vicioso resulta devastador para un país como Grecia con un déficit sobre PIB de más del 100%, pues cada punto porcentual que aumentan los costes de financiación engordan la pelota de la deuda y reducen el impacto positivo de cualquier ajuste fiscal. "Ahora que la ayuda de la UE es más explícita es sorprendente que la deuda en los plazos más cortos no reaccione", resume Jordi Padilla, de Popular Gestión Privada.

La tensión, lejos de remitir, va en aumento y ayer la prima de riesgo sobre Grecia volvió a situarse en máximos. La rentabilidad del bono a 10 años alcanzó el 7,88%, lo que provocó que su diferencial con la deuda alemana se ampliara hasta los 478,26 puntos básicos. La lectura que dejaban los plazos más cortos de la curva de tipos no resultaba mucho más esperanzadora. El cinco años se situó en el 7,69%, -cuando el plan de rescate habla de préstamos a un tipo cercano al 5%-, el tres años quedó en el 7,7% y las letras a tres meses que emitió ayer el Tesoro griego se vendieron al 3,65%, un precio muy alejado del Euríbor a 3 meses (0,642%) y también más del doble del 1,67% que pagó Grecia por una emisión similar en enero. La única buena noticia es que los expertos, dada la tensión actual, temían que el coste se disparara incluso por encima del 4%, algo que se evitó por la demanda, que superó en 4,61 veces la oferta.

La implementación del plan de rescate se hace cada vez más inminente y se prevé que las conversaciones formales se inicien hoy. El mercado espera que se exija un ajuste mayor a Grecia, aunque entretanto y a la espera de ver si próximos acontecimientos calman la situación, inversores ya empiezan a especular con un rescate que vaya acompañado de una cierta reestructuración de la deuda.

El tiempo apremia. "Se está viendo que andar con medias tintas es una pérdida de tiempo y dinero. Si se opta por el rescate hay que hacerlo bien", dice Joaquín Casasús, de Abante.

El problema es que el riesgo de contagio a otros países con situaciones fiscales delicadas sigue latente. La prima de riesgo de Portugal, país que empieza a sufrir esta consecuencia, se amplió a 154,7 puntos básicos ayer y está ya a un paso del máximo de 162,6 que alcanzó a principios de año.

"Es un tema cada vez más preocupante porque las entidades de la zona euro se han estado saneando con bonos de la zona euro. Presiona la solvencia de los bancos, limita su capacidad de facilitar liquidez y frena el crecimiento", explica Juan Ramón Caridad, de Atlas Capital.

España, de momento, se salva del contagio. La prima de riesgo sigue en 76,4 puntos básicos, lejos de los 100 que alcanzó en enero y ayer el Tesoro pudo emitir letras a tipos sólo ligeramente superiores a la subasta de marzo. Colocó 4.715 millones en letras a 12 meses a un marginal del 0,9% frente al 0,848% de marzo, y emitió 1.953 millones a 18 meses a un marginal del 1,18% frente al 1,16% anterior. Irlanda, por su parte, también colocó sin dificultad 1.500 millones en bonos a seis y diez años al tipos medio del 3,66% y del 4,68%, sólo ligeramente superiores a la anterior emisión.

Emisión de la Caixa

La banca española está aprovechando la tregua que parece conceder el mercado a la deuda soberana. La Caixa lanzó ayer una emisión de cédulas territoriales -títulos que cuentan con la garantía de préstamos concedidos al sector público- por importe de 1.000 millones de euros. El precio de la emisión, a tres años y con una demanda de 1.200 millones de euros, ha sido de 72 puntos básicos sobre midswap.

Las Bolsas se fijan en lo positivo y suben

La tendencia alcista de las Bolsas persiste. La mayor calma que se vivía ayer en los aeropuertos europeos, los buenos resultados que llegaron de EE UU y la publicación de algunos indicadores económicos potentes decantaron la sesión al lado positivo. El Ibex subió el 0,95% en un día de ganancias generalizadas para concluir en los 11.305,6 puntos.

Grecia preocupa pero la tensión que genera el país pasó ayer de puntillas por la Bolsa. Los inversores siguen confiando en la capacidad de generación de beneficios y mientras tanto los resultados como los indicadores sigan apuntando a una recuperación económica más sólida de lo que se barajaba a principios de año, el optimismo sobre la renta variable persiste.

Los inversores ignoraron ayer las acusaciones de fraude vertidas el viernes sobre Goldman Sachs y se centraron en los buenos resultados que presentó, así como en otras noticias positivas del terreno empresarial como las previsiones más optimistas de Daimler para final de año o los resultados de otros gigantes como Coca Cola o Johnson & Johnson. A todo esto hubo que sumar, además, la mejora superior a los esperado del índice ZEW de confianza del inversor en Alemania. El indicador aumentó hasta 53 desde los 44,5 puntos de marzos.

En este contexto, las Bolsas europeas subieron sin excepción con ganancias en todos los sectores. Las alzas oscilaron entre el 1,49% del Euro Stoxx y el 0,56% del mercado suizo. Por sectores, la automoción (+5,45%) y las petroleras (+2,07%) se anotaron los mayores avances. En España las subidas de Santander (+1,2%) y BBVA (+1,6%) fueron las que más aportaron al Ibex, pero fue Técnicas Reunidas (3,8%) registró la mayor subida en porcentaje.

En EE UU la sesión también se saldó con alzas. El Dow Jones se anotó el 0,23%, mientras que el Nasdaq y el S&P subieron el 0,81% en ambos casos.