Hará pruebas al RAV4 y al Land Cruiser

Toyota investigará todos sus todoterrenos urbanos tras el informe negativo en EE UU

Toyota Motor anunció hoy que investigará la seguridad de sus todoterrenos urbanos (SUV) después de suspender las ventas en todo el mundo del Lexus GX460 (este modelo no se comercializa en España), en un nuevo golpe para la compañía japonesa.

RAV4
RAV4

Un portavoz de Toyota dijo a Efe que realizará pruebas en todos sus todoterrenos urbanos o SUV (Sport Utility Vehicle), incluidos los populares RAV4 o Land Cruiser, "para determinar si existe algún riesgo en el control de estabilidad" señalado por la revista Consumer Reports para el GX460.

El Lexus GX460 2010 fue calificado por esa influyente publicación estadounidense de "un riesgo de seguridad" y recomendó no comprarlo hasta que se solucionen los problemas que considera podrían provocar el vuelco del vehículo en giros a altas velocidades.

Según medios nipones, Toyota planea reparar voluntariamente las 6.000 unidades vendidas del GX460, la mayoría en EE UU, e introducir modificaciones en el sistema de control de estabilidad y otros aspectos del vehículo para rectificar ese posible riesgo de vuelco, aunque el fabricante no ha confirmado oficialmente este extremo.

La advertencia de la revista afecta ahora a la división de lujo del primer fabricante mundial, uno de los segmentos más rentables para la compañía y de los pocos que apenas se ha visto salpicado por su masiva llamada a revisión de más de 8,5 millones de vehículos en el mundo por posibles problemas con el acelerador y el freno.

Una fuente de Toyota dijo a Efe que se realizarán pruebas para determinar si en el resto de los modelos SUV de la compañía "existe riesgo en el control de estabilidad", un sistema electrónico que regula la velocidad de las ruedas para evitar el vuelco o la salida en una curva.

"Cuando Consumer Reports llevó al límite en una pista de pruebas, la trasera del GX se deslizó de forma casi completamente perpendicular antes de que el sistema de control electrónico de estabilidad" pudiese corregirlo, afirmó la revista.

La agencia local Kyodo asegura hoy que cualquier medida que se tome con el Lexus GX460 podría extenderse al popular Toyota Land Cruiser Prado, cuya estructura es similar a la del SUV de la marca de lujo del fabricante nipón.

El Lexus GX460 2010 salió al mercado en diciembre y se han comercializado alrededor de 6.000 unidades en todo el mundo, la gran mayoría en Norteamérica, aunque el fabricante extendió hoy la suspensión de las ventas a Oriente Medio, Rusia y Oceanía, otras regiones donde está presente el vehículo.

El todoterreno "ya pasó todos los requerimientos de las autoridades de Estados Unidos, aunque el hecho de que Consumer Reports haya dicho que existe algo (sobre el riesgo de vuelco) nos ha llevado a comprobarlo, porque damos prioridad al servicio al consumidor", informaron fuentes de Toyota en Tokio.

Ese portavoz subrayó "que en la prueba de Consumer Reports no hubo vuelco" y aseguró que la decisión se ha tomado "inmediatamente, para transmitir un mensaje de seguridad".

La rápida respuesta con el Lexus GX460 llega después de que las autoridades de EEUU criticaran la actuación del fabricante nipón durante las llamadas a revisión de algunos de sus modelos, especialmente por actuar con delación y ocultar información.

Además de crear un nuevo comité para el control de calidad, Toyota trata de sobreponerse a su crisis de imagen con una campaña de descuentos y financiación sin intereses que le ha ayudado a incrementar sus ventas en Estados Unidos un 40,6% en marzo con respecto al mismo mes de 2009.

Asimismo, en Japón, el fabricante sigue emergiendo del impacto de la crisis económica con una mejora de las ventas incluso en sus vehículos híbridos como el Prius, número uno en ventas pese a haber sido uno de los pocos modelos llamados a revisión en el país asiático.