La UE respalda a Grecia

El plan de ayuda: bueno para el euro, bueno para todos

El acuerdo de rescate rebaja la carga de financiación para España

El plan de ayuda: bueno para el euro, bueno para todos
El plan de ayuda: bueno para el euro, bueno para todos

Con una necesidad de endeudamiento público de 76.800 millones de euros sólo en 2010, el acuerdo comunitario para ayudar a Grecia beneficia directamente a España. Otro tanto de lo mismo ocurre con otros países señalados por el mercado como "problemáticos", como es el caso de Portugal e Irlanda. El euro también saca partido de este mejor entorno, como lo puso de manifiesto su recuperación y llegó a cotizar a 1,37 dólares en la que supone su tercera sesión consecutiva en positivo.

Basta echar un vistazo a los diferenciales de la deuda española respecto a la alemana, que es la referencia en Europa. La solución para Grecia ha desembocado en una rebaja de los spreads en todos los tramos: a dos años, a cinco, a 10 y también a 30 años. España aún tiene que pagar entre 47 y 80 puntos básicos más que Alemania, dependiendo del vencimiento, pero es poco comparado con los casi 130 puntos que llegaron a pagarse el año pasado en el caso de los 10 años, el vencimiento de referencia para el mercado, cuando el mercado se cebó contra la deuda española.

Ya en las circunstancias actuales, el Tesoro espera que la deuda pública se dispare del 55,2% del PIB al 71,9% del PIB en 2011; un incremento de 16,7 puntos prácticamente equivalente a 167.000 millones, que habrá que financiar. La ausencia de un proyecto de ayuda para Grecia habría colocado a España en una situación muy complicada.

El Tesoro espera que la deuda pública crezca 16,7 puntos en sólo dos años

Irlanda y Portugal también han visto reducidos sus diferenciales de deuda contra la mayoría de los países. A priori parece que Alemania hubiera salido perdiendo: el rendimiento del bund alemán a 10 años, el valor más líquido de la renta fija europea, aumentó ayer del 3,166% al 3,195%. La rentabilidad en términos porcentuales de los bonos evoluciona en sentido inverso al precio, cuando el rendimiento sube, el precio cae. Además, de tener que llevarse a la práctica el plan de ayuda, Alemania tendría que hacer frente a un desembolso mayor que el resto de los países (aproximadamente 9.300 millones de euros), dado su mayor peso tanto en la zona euro como en el FMI.

Pero el eventual préstamo a Grecia, a un tipo del 5%, es superior al coste de financiación de Alemania y también del de España. Esto significa que los países del euro sacarían ventaja del diferencial de intereses. Algo muy útil, ya que de aquí a que termine el año, el Tesoro español tiene programadas 17 subastas de Letras con vencimientos entre tres y 18 meses y otras tantas de bonos y obligaciones, con plazos de vencimientos que pueden estar comprendidos entre los dos y los 30 años. En las últimas subastas, los tipos medios han oscilado entre el 0,328% de las letras a tres meses y el 4,758% de las obligaciones a 30 años.

El futuro

La cuestión ahora es si el respiro experimentado ayer por los inversores será duradero o no. La gestora BlacRock se vaticina "nuevos problemas con la deuda" para los próximos meses. El volumen de deuda total de la zona euro supera los siete billones de euros, lo que supone unas siete veces el PIB de España y donde Grecia supone el 3,2%, según los datos de la Comisión Europea.

Sobre el repunte del euro también hay dudas. "Es una corrección lógica en el corto plazo, pero a más largo plazo, las tensiones continuarán en Europa y el tipo de cambio debería tender hacia el entorno de 1,25-1,3 dólares por unidad", explica Marian Fernández, de Inversis Banco. "Esto no es final de la historia", advierten desde Barclays Capital. La entidad pronostica que el BCE tendrá que mantener los tipos de interés al 1% al menos en todo lo que queda de año.

Santander y BBVA emiten 2.000 millones

Suele ocurrir que los momentos en los que la tensión se rebaja en los mercados son aprovechados por las empresas para emitir deuda que en otras circunstancias les saldría mucho más caro. Y eso ha sucedido tras el plan de rescate griego. Los dos grandes bancos lanzaron ayer emisiones de deuda por 1.000 millones de euros, y Telefónica está ultimando una operación similar, según Europa Press.

La emisión de Santander se ha cerrado a un tipo de interés del euríbor a tres meses más 55 puntos básicos, con una demanda de 1.300 millones de euros. En el caso de BBVA el plazo se ha establecido en cinco años y el tipo de interés se ha cerrado en el midswap más 85 puntos básicos y una demanda de 1.500 millones. Por su parte, Telefónica prepara una emisión de renta fija en dólares estadounidenses con vencimiento a tres, cinco y diez años.

A lo largo de este año, tanto empresas como Estados han aprovechado la mejora de la situación en los mercados para emitir deuda. Sucedió en las primeras semanas del ejercicio y sucedió después del primer compromiso de apoyo a Grecia por la UE. Y, a la vista de los hechos, sucederá de nuevo esta vez.

Volumen de deuda

Aunque repartido en muchos plazos de vencimiento, la deuda del grupo Santander supera los 174.000 millones; en el caso de BBVA, el volumen se sitúa ligeramente por encima de los 81.880 millones, y en Telefónica es de unos 32.200 millones.