Para fomentar el empleo indefinido

El Gobierno propone ampliar el uso del contrato con despido más barato

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, considera que hay que estudiar la posibilidad de ampliar el uso del contrato con indemnización por despido más barato para incentivar el emplo indefinido, y que se garantice al mismo tiempo que no se resten derechos a los trabajadores.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno que se celebra hoy en el Congreso.
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno que se celebra hoy en el Congreso.

En una entrevista con Efe-Dow Jones, Corbacho consideró que "España tiene que cambiar progresivamente para dejar de tener un modelo dual" y pasar a otro en el que "la temporalidad tenga relación directa con la economía".

Los contratos temporales, con menores costes de despido, estaban destinados a incentivar la contratación, pero su escasa duración -generalmente de tres a seis meses- no propicia la productividad de los empleados.

Indemnización por despido de 33 días

Por eso los agentes sociales y el Gobierno están discutiendo cómo incentivar la contratación indefinida haciendo uso del contrato con indemnización por despido de 33 días, que ya está en vigor pero que se aplica sólo a ciertos grupos de edad. Para Corbacho, "hay que corregir la práctica abusiva" del uso excesivo del contrato temporal" y por eso "hay que explorar" el contrato de fomento del empleo.

Dicho contrato, señaló, "debe conciliar dos principios": por un lado, "que no reste derechos a los trabajadores" y, por otro, que, en caso de que se extinga la relación laboral, "el coste de indemnización pueda ser menor".

Tras las conversaciones mantenidas en las últimas semanas entre el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales, el Gobierno entrega esta tarde a la patronal y a los sindicatos una nueva propuesta de reforma laboral, y Corbacho espera tener un acuerdo cerrado a final de mes.

"Somos conscientes de que un contexto como el actual de dureza económica no facilita las negociaciones, pero reconocemos que todos están haciendo un esfuerzo para intentar acordar y consensuar. Creemos que se están dando las condiciones para un acuerdo final. No lo presumo fácil pero sabremos encontrarlo", señaló.

Dentro de las propuestas de reforma, el Gobierno quiere implantar un sistema parecido al del conocido como "contrato alemán", con subsidios para que las compañías opten por reducir el tiempo de trabajo en lugar de recurrir al despido.

Bonificaciones

Corbacho recordó además que el Gobierno también quiere que haya un sistema más concreto de bonificaciones para la contratación de jóvenes y desempleados de larga duración.

En la entrevista, el ministro de Trabajo rechazó por otra parte las comparaciones entre España y Grecia en este momento en el que se ha agravado la crisis en el país heleno.

España tiene una economía más competitiva y mejores perspectivas de crecimiento, subrayó Corbacho, quien no obstante admitió que los problemas de Grecia han impulsado los esfuerzos de reforma. "En un momento como el actual todo tiene su influencia. Todos los países estamos obligados a implantar reformas y adoptar políticas" para cumplir los objetivos presupuestarios, añadió.