EDITORIAL

Las empresas se enchufan al coche

El Gobierno encontró ayer el respaldo renovado de toda la industria española para poner en marcha el proyecto de fabricación, comercialización y mantenimiento del coche eléctrico, el primer gran ejemplo integral de economía sostenible que supone una renovación real del modelo de crecimiento. Las constructoras, las manufactureras automovilísticas, las eléctricas y las tecnológicas han puesto toda su ingeniería y capacidad financiera a trabajar para lograr que una buena parte del tráfico rodado urbano sea limpio, con el uso de combustible eléctrico o, en el peor de los casos, con un mecanismo híbrido de alimentación.

El plan de impulso elaborado por el Gobierno, y presentado ayer por su presidente junto a los ministros de Economía, Industria y Ciencia y Tecnología, recoge una subvención directa a los compradores de automóviles con alimentación eléctrica, aunque rebajada a última hora, que supone financiar hasta un 20% del coste del coche. Si ha funcionado en la adquisición de coches tradicionales, funcionará en la de automóviles verdes. Pero la estrategia debe extenderse a la financiación de la producción, y no sólo a la compra final, puesto que la industria automovilística tiene una vocación eminentemente exportadora y sólo tendrá futuro si mantiene su capacidad para vender en otros mercados.