Plan contra el Fraude Fiscal

Hacienda detecta 784 millones por delito fiscal en 2009, un 57% más

Hacienda abrió 738 expedientes por delito fiscal en 2009 que, en conjunto, sumaron un fraude de 784 millones de euros, un 56,7% más que en 2008. A pesar de la crisis inmobiliaria, Hacienda liquidó 1.458 millones de euros en el sector gracias al plan antifraude que, en total, reportó 8.119 millones a las arcas públicas.

El Plan contra el Fraude Fiscal que el Gobierno instauró en 2005 registró en 2009 sus resultados más modestos. Su aplicación permitió recaudar 8.119 millones de euros, un 0,8% más que el año anterior. Se trata del menor incremento desde que se puso en marcha.

En cualquier caso, algunas partidas han funcionado por encima de la media. Así, se abrieron un 8,7% más de expedientes por delito fiscal y se detectó un 56,7% más de cuotas defraudadas. Se habla de delito fiscal cuando la evasión de impuestos asciende a 120.000 euros y existe dolo, es decir, voluntad de engañar al fisco. En estos casos, la Agencia Tributaria remite el expediente a la fiscalía. La reforma del Código Penal contempla ampliar la prescripción del delito fisco al de cinco a diez años.

El control sobre las operaciones en que se utilizan un gran número de billetes de alta de 500 euros ha permitido ingresar hasta 2009 más de 740 millones de euros. Si bien el Banco de España constata que la circulación de los billetes de alta denominación ha bajado, Hacienda mantiene un férreo control sobre los movimientos en efectivo. Desde este año, las entidades financieras están obligadas a informar de toda operación que supere los 3.000 euros, independientemente del tipo de billete utilizado.

La nueva estrategia de la Inspección abordará el "trabajo no declarado"

Por otra parte, el sector inmobiliario se mantuvo, a pesar de la crisis, como una de las principales fuentes de ingresos del plan antifraude. De hecho, el 18% de la recaudación derivada de la lucha contra el fraude procedió del sector inmobiliario. Sin embargo, en los próximos años, los inspectores dejarán de poner tanto énfasis en el ladrillo, cuyo peso cada vez es menor en la economía, para centrarse en otras áreas.

El Gobierno presentó a principios de mes el "plan integral de prevención y corrección del fraude fiscal, laboral y a la Seguridad Social", que contempla, sobre todo, actuaciones para evitar el fraude en el pago de las cotizaciones sociales y hacer aflorar el "trabajo no declarado".

Para ello, se incrementarán las sinergias entre Hacienda y la Seguridad Social, que compartirán bases de datos. Con ello, se pretende detectar a falsos autónomos, es decir, aquellos asalariados que figuran como autónomos. Ello permite a las empresas ahorrarse las contribuciones sociales. Evitar que las compañías se aprovechen de la figura del becario o controlar la contratación de temporeros en las campañas agrícolas son otras de las nuevas prioridades de la lucha contra el fraude.

Las facturas falsas en módulos centran la atención inspectora

El sistema de módulos, el mecanismo por el que tributan la mayor parte de los autónomos y pequeños comercios, pasará a ser una área prioritaria de la inspección.

Se trata de una vieja reclamación de los inspectores de Hacienda, que consideran que el sistema de módulos "es un nido de facturas falsas". El mecanismo es el siguiente: un autónomo que tributa por módulos emite una factura falsa para otro empresario que tributa en estimación directa en el IRPF o por el impuesto de sociedades. Ello permite que el receptor de la factura pueda deducirse el IVA e incrementar sus gastos para rebajar su base imponible. Para el modulero, la emisión de facturas falsas no implica ningún coste, ya que tributa en función de una serie de parámetros -consumo de luz, empleados, metros del negocio- y no por el volumen de facturación.

La cifra

174.000 euros es la deuda media detectada por la Agencia Tributaria por cada contribuyente inspeccionado en 2009, supone un 17,8% más que en 2008.