La reestructuración del sector aéreo

La apuesta de Vueling y Spanair por El Prat pone en jaque la base de Ryanair en Gerona

La estrategia de Vueling y de Iberia para desarrollar en el aeropuerto de Barcelona una amplia oferta de bajos costes como única vía para combatir el acoso de Ryanair comienza a dar frutos. La base de la irlandesa en Gerona pierde vuelos desde hace un año y cede pasajeros en los últimos seis meses. Entre tanto, Vueling y Spanair se recuperan en El Prat desde octubre.

La aerolínea de bajos costes más grande y más agresiva, Ryanair, sufre su primer traspiés en España, tras casi una década en la que ha marcado el ritmo de los cambios en el mercado nacional de la aviación civil y se ha convertido en la pesadilla del grupo Iberia. Durante los últimos meses de 2008 y los primeros compases de 2009 la aerolínea capitaneada por Michael O'Leary ha sabido capear la crisis en el mercado nacional, en medio del auténtico desastre sufrido por la práctica totalidad de las aerolíneas españolas.

Las cosas, sin embargo, han empezado a torcérsele en la que es su principal base de operaciones en España, el aeropuerto de Gerona. Desde marzo de 2009 hasta hoy sólo ha logrado incrementos en el número de operaciones en noviembre y diciembre, mientras que durante los meses de junio, julio, agosto, septiembre y el pasado febrero, las caídas han sido superiores al 5%, según los datos de AENA. En número de pasajeros la base de la aerolínea irlandesa en Gerona no ha dejado de perder fuelle en los últimos cincomeses, con un retroceso del 5,2% en febrero último.

Sus principales competidores nacionales y en los mercados específicos de Cataluña y de Barcelona, Vueling, Iberia e Spanair siguen muy atentos la evolución de lo que ya se conoce como "la batalla aérea por El Prat". Reconocen que la evolución registrada en los tráficos durante los últimos meses "todavía no está suficientemente consolidadas como para considerar que marcan una tendencia que vaya a mantenerse a largo plazo". No obstante, se muestran optimistas ya que mientras que Ryanair cae en Gerona, ellas han comenzado a vivir en su base de El Prat una "significativa recuperación de tráfico y de pasajeros" desde el final del verano.

Spanair hamantenido durante 2009 un notable crecimiento del número de operaciones en aeropuerto de Barcelona, pero la caída en el número de pasajeros ha sido dramática. Sin embargo, a partir de septiembre y hasta febrero la tendencia se ha invertido y el crecimiento del pasaje en El Prat se sitúa cerca del 10%.

La buena evolución de Vueling (ahora con la mayoría accionarial de Iberia) es más evidente, aunque los espectaculares datos que arroja la compañía en su operación del aeropuerto de Barcelona están distorsionados porque en los últimos meses reflejan el los resultados de su fusión con Clickair.

Fuentes de las compañías españolas interpretan que la caída de Ryanair en Gerona y la recuperación las aerolíneas nacionales en El Prat es "el primer fruto" de la estrategia seguida en los últimos años por los creadores de Vueling, por la dirección de Iberia al crear Clickair, y por los grupos empresariales catalanes que apoyan el proyecto de Spanair. Explican que, "al promover una importante oferta de destinos nacionales e internacionales a precios muy asequibles en El Prat, hemos logrado romper la estrategia de Ryanair que ofrece su base en Gerona con el reclamo de 'BarcelonaNorte', aunque ello obliga al pasajero a desplazarse casi dos horas en autobús".

Fuentes de Ryanair no quisieron comentar las cifras publicadas por AENA que demuestran el retroceso de sus vuelos y de su pasaje en Gerona. Igualmente se negaron a desvelar cuáles son los plazos y la estrategia para su anunciado comienzo de operaciones en el aeropuerto de El Prat.

A pesar de este mutismo oficial, fuentes solventes del sector dan por seguro que Ryanair intentará compensar su tropiezo en Gerona con un "operación espectacular y rápida en Barcelona". Las mismas fuentes afirman que la empresa de O'Leary ha conseguido 3.300 slots (franjas horarias para despegar y aterrizar) en El Prat para la temporada alta que comenzó ayer y terminará en octubre. Sin embargo, en los últimos días ha ido anulando los slots y las operaciones que teóricamente debía programar para el mes de abril.

Aunque sus competidores creen que Ryanair es perfectamente capaz de "poner en pie" una programación de vuelos "muy agresiva" desde El Prat "en muy poco tiempo", entienden que a estas alturas no podrá iniciar ningún tipo de operación antes demediados de mayo.

O'Leary ha asegurado que su operación en Barcelona no se hará a costa de las posiciones que Ryanair tiene tomadas en los aeropuertos de Gerona y Reus. Sus competidores temen que el objetivo sea "dinamitar" los precios del puente aéreo y la oferta del AVE entre Madrid y Barcelona.

AENA y la Generalitat se mantienen firmes

Ryanair comenzó a volar de manera sistemática a Gerona en 2003. De la nada elevó la cifra de pasajeros de este pequeño aeródromo a cinco millones en 2008. Además de su reconocida agresividad en política de costes y de precios, la compañía irlandesa basó este impresionante crecimiento en una fulgurante negociación con las autoridades catalanas de las que consiguió ayudas vía publicidad, el permiso para embarcar a los pasajeros a pie, y beneficios en la asignación de los precios de los servicios.

En sus planes para entrar en el aeropuerto de El Prat, Ryanair se ha topado con una actitud bien distinta en la Generalitat y en AENA. Al Gobierno catalán le ha pedido 11 millones de euros en concepto de promoción publicitaria, pero ha recibido una respuesta negativa a su planteamiento. Ahora el Ejecutivo de José Montilla está interesado en que el proyecto de Spanair y su apuesta por El Prat sigan adelante.

AENA, por su parte, ha rechazado que Ryanair pueda embarcar a pie a sus pasajeros de El Prat. Tampoco acepta rebajarle las tasas aeroportuarias. Permitirá, no obstante, que la irlandesa se haga su propio servicio de handling.