Bruselas quiere un pacto esta semana

Durao Barroso, confiado en que Alemania apoyará la ayuda financiera a Grecia

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se muestra confiado en que el Gobierno alemán apoyará, si es preciso, la ayuda financiera de la UE a Grecia.

"No hay estabilidad en Europa sin solidaridad, como no hay solidaridad sin estabilidad", afirmó el político portugués en unas declaraciones que publica hoy el diario Financial Times.

Durao Barroso dijo no descartar que el Fondo Monetario Internacional (FMI) acuda también en auxilio de Grecia, pero es importante, agregó, que esta semana los dirigentes europeos tranquilicen a los mercados acordando un mecanismo de apoyo financiero a ese país.

"Conozco a la canciller (Angela) Merkel. Es una europea comprometida y no tengo ninguna duda de que estará a favor, si es necesario, de prestar ayuda financiera a Grecia", afirmó el presidente de la Comisión Europea.

Créditos bilaterales

Según Durao Barroso, los países de la moneda única deberían apoyar a Grecia con créditos bilaterales vinculados a condiciones muy estrictas. No se trataría, sin embargo, de activar inmediatamente ese tipo de ayuda si se logra el objetivo de tranquilizar a los inversores y sólo se prestaría si la solicitase expresamente el Gobierno griego.

El presidente de la Comisión Europea insistió en que ese plan no equivale al rescate de un país miembro en violación del artículo 125 del tratado europeo, pero añadió que es "una total equivocación" decir que, debido a la cláusula que prohíbe ese tipo de rescates, no se puede ayudar a un estado miembro.

Durao Barroso señaló por otro lado que, sin que ello signifique ponerse de parte de la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde, que ha criticado a Alemania por no impulsar su demanda interna, ya es hora de debatir el tema de "los desequilibrios macroeconómicos y de la competitividad" en la eurozona.

Los países con fuerte superávit, como es el caso de Alemania, deberían hacer más para estimular la demanda interna, afirmó Durao Barroso, quien precisó, sin embargo, que no está abogando por el despilfarro fiscal, algo que sería anatema para Berlín.

Según el presidente de la Comisión Europea, hay otras formas de impulsar la demanda, como por ejemplo reformando el sistema de pensiones, liberalizando el horario de apertura de las tiendas o fomentando el comercio en internet.

"Necesitamos mejorar la competitividad de las economías más débiles, y una demanda interna más fuerte en los países que tienen superávit en sus balanzas por cuenta corriente podría ser de ayuda. Hay que reforzar la coordinación de las políticas económicas", señaló.

En referencia al sector financiero, Durao Barroso dijo estar a favor de gravar con un impuesto las transacciones financieras, pero reconoció que las medidas regulatorias proyectadas podrían resultar problemáticas si no se coordinan internacionalmente.

"Me preocupa el nivel de regulación y la inseguridad (que crea)... Tenemos que buscar la forma de lograr la máxima convergencia entre nosotros mismos y con Estados Unidos", explicó Barroso, que se hizo así eco de los temores expresados por la industria financiera frente a las amenazas de excesiva regulación. "El mensaje que quiero transmitir a la City de Londres es que nos preocupa mucho el sector de los servicios financieros y que de ningún modo queremos ponerlo en peligro", afirmó.