Tras recomdarlo ayer Corbacho

Zapatero no tiene plan de pensiones, De la Vega sí y Salgado dice que no lo necesita

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene un plan de pensiones privado y así se lo ha confirmado a los periodistas en los pasillos del Congreso, después de someterse al control de la oposición. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó que sí lo tiene como complemento a su futura pensión. Por su parte, la ministra de Economía, Elena Salago dice que no lo necesita.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso

Zapatero ha respondido con un rotundo "no" cuando se le ha preguntado si contaba con un plan complementario al sistema público de pensiones. Y lo ha hecho después de que ayer su ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, recomendara a los trabajadores que se hicieran un plan de pensiones privado si querían compensar la pérdida de ingresos que se produce con la jubilación.

De la Vega apuesta por el sistema público

Por su parte, la ministra de Economía, Elena Salgado, no ha aclarado si lo tiene o no, pero ha dicho que como lleva cotizando desde los veintidós años no necesitará "ni tan siquiera" la pensión de ex ministra. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó hoy que tiene un plan de pensiones privado como complemento a su futura pensión, aunque precisó que éste no es sustitutivo de la pensión pública.

"Creo que los planes de pensiones privados son una opción legítima, son muchos los ciudadanos que los utilizan", subrayó la vicepresidenta primera, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press. No obstante, destacó el compromiso del Gobierno por "mantener, reforzar y garantizar" de cara al futuro el sistema público de pensiones. "Es un compromiso total e irrenunciable, más allá de que cualquier persona esté en su legítimo derecho de hacerse un plan", señaló.

En este sentido, insistió en que el Ejecutivo está trabajando para seguir manteniendo el sistema de pensiones públicas para las futuras generaciones y para que todos los ciudadanos puedan acceder de forma "solidaria y equitativa" a las prestaciones sociales. "Este es el Gobierno que más ha subido las pensiones mínimas, casi el 32% en seis años, y que más prestaciones sociales ha impulsado, reconocido y mantenido incluso en sistuaciones de dificultad económica", dijo.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha dicho hoy que lo que tiene que hacer el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, es dar "tranquilidad acerca del sistema de pensiones y trabajar para asegurar su viabilidad", que se "asegura si se incentiva la contratación". Cospedal ha señalado que "es bastante sorprendente" que "como solución a los problemas o a la posible viabilidad del sistema de seguridad social" apueste por los planes de pensiones privados.

Tras asegurar que ella no tiene un plan de pensiones privado pero respeta "mucho a quien lo quiera tener", Cospedal ha comentado que no cree que lo dicho por Corbacho sea "la mejor frase" para un ministro de Trabajo que "lo que tiene que dar es tranquilidad acerca del sistema de pensiones y trabajar para asegurar su viabilidad".

Así, mientras la patronal considera razonable pensar en pensiones complementarias, los sindicatos piden al Gobierno que no genere alarma con estas recomendaciones.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, dijo que "la metedura de pata del Gobierno no se corresponde con la situación de la Seguridad Social" y aseguró que el futuro de las pensiones "está garantizado".

Mientras, el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, insistió en que el sistema de pensiones está "suficientemente saneado" y consideró que no es necesario recurrir a planes de pensiones privados.

Por el contrario, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, calificó de "coherente" la propuesta de Corbacho y afirmó que "hay muchos españoles que aspiran a ese complemento en el futuro".

El debate sobre la necesidad de contar con coberturas alternativas a la pública se trasladó también a los pasillos del Congreso, donde algunos ministros y portavoces de la oposición admitieron que tienen planes privados.

æpermil;se fue el caso de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, quien defendió su decisión de contar con esta "opción legítima".

También apostó por ese complemento el ministro de Industria, Miguel Sebastián, quien consideró que "no debe ser tan malo" cuando todos los gobiernos lo han bonificado fiscalmente "de forma generosa".

Mientras, el titular de Fomento, José Blanco, admitió que cuenta con el plan que como diputado le ofrece el Parlamento.

Frente a estos ministros, a los que hay que unir a la titular de Vivienda, Beatriz Corredor, que también lo admitió, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró a los periodistas que no cuenta con ningún plan -aunque como diputado tiene el del Congreso-, mientras que la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, prefirió no aclararlo.

No obstante, Salgado añadió que como lleva cotizando desde los 22 años no necesitará "ni tan siquiera" la pensión de ex ministra.

Aunque el debate se centró en quién tiene y quién no planes privados, algo que desde la oposición admitieron los portavoces del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, y CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, desde el Gobierno se insistió en el compromiso por garantizar y reforzar el sistema público.

Además, la secretaria general de Empleo, Maravilla Rojo, insistió en que "en ningún caso" las aportaciones privadas sustituyen a las públicas.

Por otra parte, las patronales de las aseguradoras y de los fondos de pensiones, UNESPA e INVERCO, respaldaron que los ciudadanos contraten planes de pensiones privados, porque les permitiría mejorar su poder adquisitivo cuando se jubilen.

El consejero delegado de Axa, Javier de Agustín, dijo que las pensiones "no pueden depender de un solo pilar" y añadió que el sector asegurador puede ser un instrumento "complementario" para garantizar el bienestar de los ciudadanos.

En el ámbito político, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, pidió a Corbacho proporcionar "tranquilidad" sobre la caja de las pensiones y "trabajar para asegurar su viabilidad" incentivando las contrataciones.

La diputada del BNG Olaia Fernández Dávila criticó que el Gobierno abogue por suscribir planes de pensiones "para que la banca haga negocio con las prestaciones sociales".

Por su parte, el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) propuso la creación de un sistema mixto de ahorro mediante el cual los trabajadores podrían destinar de forma voluntaria tres puntos más de su cotización a una "cuenta personal" gestionada por el Gobierno para complementar su futura pensión.

Esta "cuenta personal" supondría una tercera alternativa aparte de los sistemas públicos y privados de pensiones.

El Gobierno cierra filas en torno al sistema público de pensiones

El Gobierno cerró hoy filas sobre la garantía del sistema público de pensiones y su conveniencia frente a los planes privados, a pesar de que algunos de sus ministros admitieron disponer de ellos como una opción legítima para complementar sus jubilaciones.

En cualquier caso, todos los miembros del Ejecutivo que son diputados cuentan con un plan privado de pensiones, el que el Congreso y el Senado tienen para funcionarios y parlamentarios.

Las declaraciones del ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, en las que recomendaba a los trabajadores que contraten planes privados de pensiones para que puedan contar con un complemento a sus pensiones públicas ha provocado hoy diferentes reacciones, de apoyo y de crítica, en el ámbito político, sindical y empresarial.

Así, mientras la patronal considera razonable pensar en pensiones complementarias, los sindicatos piden al Gobierno que no genere alarma con estas recomendaciones.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, dijo que "la metedura de pata del Gobierno no se corresponde con la situación de la Seguridad Social" y aseguró que el futuro de las pensiones "está garantizado".

Mientras, el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, insistió en que el sistema de pensiones está "suficientemente saneado" y consideró que no es necesario recurrir a planes de pensiones privados.

Por el contrario, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, calificó de "coherente" la propuesta de Corbacho y afirmó que "hay muchos españoles que aspiran a ese complemento en el futuro".

El debate sobre la necesidad de contar con coberturas alternativas a la pública se trasladó también a los pasillos del Congreso, donde algunos ministros y portavoces de la oposición admitieron que tienen planes privados.