El PP pone al PSOE en apuros

El PP trasladará mañana al Gobierno su alternativa para salir de la crisis

El PP ha decidido volver a poner en apuros al Gobierno: la semana que viene someterá a votación en el Congreso una proposición de ley para aplicar el IVA reducido a todos los servicios de fontanería, pintura, electricidad y carpintería. Se trata de anticipar el programa que ahora defiende Economía para fomentar la rehabilitación de viviendas, según señaló esta mañana la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría.

Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso de los Diputados
Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso de los Diputados

La singularidad de esta iniciativa descansa en que fue vetada por el Gobierno en el debate de los Presupuestos estatales para 2010 con el argumento de que distorsionaba el capítulo de ingresos. El pasado lunes, la vicepresidenta Elena Salgado recuperó este proyecto como una de las medidas estrella que piensa proponer a los partidos para conseguir una salida pactada de la crisis. Según la vicepresidenta, con esta y otras ayudas fiscales centradas en el IRPF se podrán crear 350.000 empleos en dos años.

"No hay tiempo que perder, si el Gobierno quiere reducir el IVA para fomentar la rehabilitación y extender el concepto de ésta, que el PSOE vote nuestra proposición de ley", ha comentado Soraya Sáenz de Santamaría esta mañana.

Este movimiento de ficha por parte del PP coge a los 169 diputados del PSOE con el pie cambiado, en parte porque la intención del Gobierno era canalizar esta reducción del IVA a través del acuerdo que negocia con las formaciones políticas en el madrileño palacio de Zurbano y para el que se ha dado de plazo dos meses. "Si el PSOE votara en contra de una iniciativa que ahora es apoyada por el propio Gobierno, necesitaríamos un manual de instrucciones para comprender su desorientación. No tendría sentido alguno", ha manifestado la portavoz del PP en el Congreso.

Sáenz de Santamaría ha calificado de "decepcionante" el documento hecho público el lunes por el Ejecutivo, entre otras razones porque quedan fuera del mismo referencias más sólidas y completas a la política fiscal, medidas para reactivar el sistema financiero e iniciativas para abordar una reforma laboral en profundidad, ha dicho la portavoz parlamentaria del PP.

Mañana miércoles, los diputados Cristóbal Montoro y Álvaro Nadal entregarán a Elena Salgado la alternativa completa que el PP ha elaborado para salir de la crisis. Su contenido será más tarde trasladado al Congreso en forma de iniciativas legislativas para que puedan ser votadas por todos los grupos.

Ley de morosidad

La propia dinámica de la tarea parlamentaria colocará al Gobierno en una posición complicada si mantiene su intención de prolongar el diálogo en el Palacio de Zurbano durante dos meses. Y es que el próximo 23 de marzo, CiU y el PP también comprobarán el compromiso del PSOE con la reducción de la morosidad. Ese día, se someterá a votación otra propuesta vetada hasta ahora por el Gobierno que el pasado lunes Elena Salgado hizo suya: la reducción de los plazos para el pago a proveedores por parte de las administraciones públicas y las grandes empresas. Si el PSOE es consecuente con lo que ahora se defiende desde el Gobierno, lo lógico es que vote a favor.

De cualquier modo, tanto el PP como CiU descartaron esta mañana que al final de esta ronda de diálogo vaya a salir un Pacto de Estado contra la crisis. Todo lo más, serán acuerdos puntuales.