'Europa 2020'

La nueva estrategia incluirá objetivos cuantificados y reforzará vigilancia

La Comisión Europea propondrá el próximo miércoles su esperada estrategia económica, 'Europa 2020', en la que plantea una serie de objetivos cuantificados y el reforzamiento de la vigilancia colectiva a fin de contener el "declive" de la economía europea.

Angela Merkel y José Luis Rodríguez Zapatero
Angela Merkel y José Luis Rodríguez Zapatero

El documento de la CE, cuyos detalles cerrará el miércoles el equipo de José Manuel Durão Barroso, lanzará el debate sobre las reformas económicas que Europa necesita y tendrá ocupados a gobernantes, ministros y parlamentarios europeos el resto del año.

Según el último borrador al que ha tenido acceso Efe, la Comisión tiene previsto proponer tres temas prioritarios, cinco objetivos generales cuantificados, nueve iniciativas insignia, y una arquitectura novedosa de vigilancia reforzada, con el objetivo de transformar la economía de la UE y evitar el espectro de una "década perdida".

El documento plantea que la UE vigile simultáneamente, para cada país, dos procesos: el de saneamiento de sus finanzas públicas, regulado por el Pacto de estabilidad y crecimiento, y su plan nacional de reformas, bajo la nueva estrategia.

Contempla la posibilidad de que Bruselas lance advertencias contra los incumplidores, no sólo dentro del procedimiento por déficit excesivo, como hasta ahora, sino también en caso de no respeto del programa nacional de reformas estructurales.

En el borrador consultado, la CE evita la polémica cuestión de si la UE debería instaurar un mecanismo de sanciones o incentivos para asegurar el cumplimiento de los objetivos por parte de todos los estados miembros.

Los cinco objetivos "guía" serán los siguientes:

- La tasa de empleo en la población de edades comprendidas entre los 20 y los 64 años deberá aumentar del 69% actual hasta al menos el 75%.

- Los niveles de inversión en I+D deberán crecer del 1,9% del PIB comunitario hasta el 3% (u otro indicador que combine la inversión en I+D y el rendimiento en innovación).

- Las emisiones de CO2 deberán reducirse un 20% respecto a los niveles de 1990; la proporción de energías renovables en el consumo final de energía habrá de subir al 20%; y el consumo energético tendrá que reducirse en un 20%, al final del período 2010-2020.

- La proporción de la población entre 30 y 34 años con estudios superiores terminados (educación terciaria) deberá pasar del 31% actual a por lo menos el 40% en 2020.

- La tasa de población en riesgo de pobreza deberá bajar del 17% actual hasta un porcentaje sobre el que todavía se discute.

A diferencia de la estrategia anterior, fijada en Lisboa en el año 2000, estos objetivos generales constituyen "guías" o referencias, y serán adaptados a cada país de la UE para tomar en consideración su punto de partida.

Las tres prioridades temáticas de la nueva estrategia serán el "crecimiento inteligente" (innovación, educación y sociedad digital), el "crecimiento verde" (lucha contra el cambio climático, energía limpia y eficiente, y competitividad), y el "crecimiento incluyente" (empleo, destrezas y lucha contra la pobreza).

La CE propondrá en su documento una serie de iniciativas estrella para dotar de contenido a estos tres ejes temáticos.

A diferencia también de la Estrategia de Lisboa (2010-2020) la CE propondrá que los jefes de estado o gobierno controlen la aplicación de las reformas desde el principio, a partir de los informes de la Comisión.

En su introducción, el Ejecutivo comunitario describe un panorama inquietante de la economía europea.

"La reciente crisis no tiene precedentes en nuestra generación", afirma el documento, y añade que los logros constantes de la última década en cuanto a crecimiento económico y creación de empleo se han evaporado.

Dos años de crisis, además, "han borrado veinte años de consolidación fiscal" y las debilidades estructurales de Europa "han quedado al descubierto", mientras "los desafíos globales se intensifican".

Europa "debe reaccionar para evitar el declive", subraya la CE.

Merkel y Zapatero muestran su confianza en Grecia para evitar ataques al euro

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, mostraron hoy su confianza en el Gobierno griego y le instaron a cumplir sus compromisos de austeridad y estabilidad para evitar los "ataques" que sufre la zona euro.

Merkel y Zapatero, que comparecieron ante los medios de comunicación tras reunirse en Hannover, coincidieron en la necesidad de coordinar las políticas económicas europeas e instaron a todos los países a cumplir el Pacto de Estabilidad para garantizar la fortaleza de la moneda única.

Zapatero se mostró convencido de que las dificultades griegas "se pueden salvar con el respeto y el cumplimiento" de ese Pacto y Merkel garantizó que se acompañará a Grecia en ese camino, pero estimó que el objetivo de la estabilidad es una tarea que "debe resolver primero y antes que nada cada país".