Mobile World Congress

Las grandes operadoras se unen contra Apple

Las mayores 'telecos' mundiales ofrecen una plataforma abierta de creación de aplicaciones.

Las grandes operadoras se unen contra Apple
Las grandes operadoras se unen contra Apple

El mercado no puede ser más suculento. Según la consultora Gartner, el negocio de las aplicaciones móviles moverá 4.900 millones de euros a finales de año, y las grandes operadoras de telecomunicaciones no están dispuestas a perderse una porción importante del pastel. También saben que tienen un hueso duro de roer, Apple, que según distintos analistas tiene actualmente el 80% de ese mercado.

Unir fuerzas. Eso es lo que anunciaron ayer que hacían más de 20 de las mayores operadoras de telefonía celular. Con un objetivo común: desafiar la hegemonía de las tiendas de aplicaciones para teléfonos móviles como la App Store de Apple, el Android Market de Google y la Ovi Tienda de Nokia. Las teleoperadoras desvelaron ayer durante la celebración del Mobile World Congress, en Barcelona, que van a constituir una gran plataforma de creación de aplicaciones, bajo el nombre de The Wholesale Applications Community (Comunidad de Aplicaciones al por Mayor, en su traducción más literal).

Las telefónicas explicaron que dicha plataforma será abierta para facilitar el desarrollo de aplicaciones por parte de los programadores, así como su posterior venta, y eliminar de un plumazo la actual fragmentación. En la alianza, se dan cita compañías como Telefónica, Vodafone, China Mobile, Sprint, América Móvil, AT&T Wireless, Orange y Deutsche Telekom. La iniciativa también cuenta con el apoyo de fabricantes de móviles como Samsung, LG Electronics y Sony Ericsson, así como el conjunto de la asociación GSMA.

APPLE INC. 147,36 1,26%

Estándar

Iñaki Cabrera, director de Servicios de Internet para Vodafone España y Portugal, explicó a CincoDías que la alianza, que tiene acceso a más de 3.000 millones de clientes, persigue crear un estándar interoperable. "Lo que se pretende es que los desarrolladores no tengan que desarrollar la misma aplicación de distinta manera en función de la tienda o que tengan que subirlas a las distintas plataformas con diferentes procesos. Se trata de que igual que el móvil funciona igual en Shanghai que en Madrid, que igual ocurra con las aplicaciones".

Cabrera apuntó que la iniciativa va en línea con la plataforma Jil que crearon recientemente Softbank, China Mobile, Verizon Wireless y Vodafone, para que cuando se creen aplicaciones estén listas para distintos sistemas operativos. La cuestión que no queda clara es qué pasará con Jil, si la terminarán integrando dentro de la nueva iniciativa o permanecerá independiente con la consiguiente fragmentación.

El anuncio de las operadoras se ha interpretado en el sector como un movimiento defensivo, y es que, según explicaba recientemente a este periódico Stéphanie Baghdassarian, directora de investigación de Gartner, "los operadores hasta ahora son los grandes perdedores, aunque están vendiendo más planes de datos gracias a las aplicaciones que se están creando".

También hay observadores de la industria que ven inevitable que con tanta proliferación de tiendas de aplicaciones se tenga que producir una consolidación de las mismas, así que los operadores tienen claro que la clave está en atraer a cuántos más programadores mejor y si la nueva plataforma les pone las cosas más fáciles seguramente tendrán algunos puntos ganados.

Pese a que la intención de las operadoras de facilitar que los programadores desarrollen y vendan aplicaciones para móviles "independientemente del dispositivo o la tecnología" sea una buena intención, según diferentes expertos, lo cierto es que la empresa de investigación CCS Insight señaló que las telefónicas "tienen antecedentes muy pobres en este tipo de consorcios industriales". No hay que olvidar que son muchas para ponerse de acuerdo y que los resultados tangibles podrían tardar mucho tiempo en materializarse, algo que en esta industria a la velocidad que va puede ser crucial.

Sea como fuere, sin embargo, las operadoras de telecomunicaciones no se pueden descuidar porque este negocio vuela y Apple ya ha superado los 3.000 millones de descargas de aplicaciones de su App Store desde su puesta en marcha hace 18 meses.

En este sentido, la consultora Gartner añade que el número de descargas de aplicaciones ascenderá a 4.500 millones, lejos ya de las 2.500 millones que se registraron el año pasado.

Nokia y Samsung también muestran sus cartas

Las operadoras no son las únicas que han movido ficha en Barcelona. También Nokia y Samsung han mostrado cartas agresivas. El gigante finlandés se ha aliado con Intel para converger su sistema operativo Maemo con el Intel, Moblin, los dos basados en Linux. Ambas firmas desvelaron la nueva plataforma MeeGo, que Nokia asociará a su tienda de aplicaciones Ovi. Con este movimiento, Nokia e Intel consiguen consolidar esfuerzos en una sola iniciativa, evitando de nuevo la complejidad del ecosistema de cara a los desarrolladores. En cuanto a Samsung, también presentó un sistema operativo propio y abierto, Bada, con el que espera hacer frente a las iniciativas de otros fabricantes, operadoras y empresas de software. La diferencia es que Samsung repartirá los ingresos que obtenga de la venta de aplicaciones con la operadora y los desarrolladores, mientras en el modelo de RIM, Apple, Google, Nokia o Microsoft éstas reparten los ingresos con los desarrolladores, dejando fuera a la operadora.