Pacto de moderación salarial

El pacto salarial compromete a reformar la negociación colectiva en seis meses

El pacto salarial compromete a reformar la negociación colectiva en seis meses
El pacto salarial compromete a reformar la negociación colectiva en seis meses

Patronos y trabajadores se dieron ayer la mano para enviar "un mensaje de confianza a la sociedad y a los mercados". Así quisieron simbolizarlo sus representantes, los presidentes de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, de Cepyme, Jesús Bárcenas, y los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, en la firma del pacto de moderación salarial que han cerrado hasta 2012.

El acuerdo, como ya reveló ayer este diario, marca un incremento salarial de "hasta el 1%" para este año. "Cumpliremos lo firmado. Nuestros negociadores sabrán interpretar esta cifra", declaró Díaz Ferrán, preguntado por si dicha redacción abre la puerta a eventuales congelaciones de sueldo. Los sindicatos, por su parte, aseguraron que como ellos, la directriz que transmitirá la patronal será la de acercarse al tope, en lugar de negociar a la baja.

De hecho, CC OO y UGT sostienen que "la médula" del pacto está en el compromiso para "mantener y crear empleo". A ello, contribuirá el control de sueldos plurianual que Toxo definió como "una reducción de costes". En 2011 subirán entre el 1% y el 2%, y en 2012 oscilarán entre el 1,5% y el 2,5%. En cuanto a los convenios ya cerrados para estos años, los agentes sociales recomiendan que se adapten al nuevo pacto.

El consenso alcanzado -el más categórico de los dos últimos años y un hito en materia salarial- conlleva, además, disposiciones adicionales, como el compromiso para reformar la propia negociación colectiva "en un periodo de seis meses". "Aquí hay un punto de encuentro", dijo Méndez, explicando que la "atomización" de los convenios exige una mejora y la "inclusión de las pymes". Entre otras cosas, este paso requeriría que las centrales ganen peso en las empresas más pequeñas.

Descuelgue

El acuerdo de salarios incluye una cláusula de descuelgue que permite a las empresas "cuya estabilidad económica" peligre no aplicar las alzas. Su uso deberá pactarse entre las partes o llevarse a los organismos de arbitraje.