El 5% de los móviles vendidos tenía la enseña de los operadores

Orange profundiza en su estrategia de marca blanca con dos lanzamientos

La estrategia de ventas de terminales móviles de marca blanca divide a los operadores. Orange y Vodafone apuestan por la marca propia, mientras Movistar sigue ignorando un mercado que copó el 5% de las ventas en 2009. Orange profundiza en su estrategia en esta dirección con los lanzamientos de los modelos Oslo y Miami.

Orange profundiza en su estrategia de marca blanca con dos lanzamientos
Orange profundiza en su estrategia de marca blanca con dos lanzamientos

El mercado de los terminales móviles de marca blanca, esto es, el que comercializa los aparatos con la enseña del operador y no de la compañía que los fabrica, tuvo en 2009 una cuota de mercado del 4,9%, según los datos de la consultora GFK. Teniendo en cuenta que el total de los celulares vendidos en España el pasado ejercicio fue de unos 20 millones de unidades, la distribución total de estos aparatos superó el medio millón de unidades; algo menos que en 2008 por efecto de la contracción del mercado.

Los operadores siguen manteniendo una política dispar en relación con el uso de los terminales de marca propia. Movistar, que hace cinco años llegó a vender un 16% de su parque de terminales con esta categoría, ahora la ha abandonado por completo. Tampoco Yoigo se siente atraído por la experiencia. Vodafone y Orange, por el contrario, siguen tomando posiciones y se muestran muy satisfechos con los resultados.

La filial de France Télécom en España considera que el lanzamiento el año pasado del modelo Orange Vegas constituyó un "éxito importante". Se distribuyeron 200.000 unidades, lo que en la segunda parte del ejercicio supuso casi el 9% de las ventas de terminales de la compañía, según explican fuentes de la empresa. Este modelo esta diseñado para el segmento de los clientes de prepago.

Ahora ha dado un paso adelante y anuncia el lanzamiento de dos nuevos modelos de marca blanca, pero ya con el objetivo de venderlo entre los clientes de contrato.

El primero se denomina Orange Oslo y tiene capacidades de tercera generación con conexión a la red de alta velocidad Hsdpa para navegar por internet. Dispone de pantalla táctil de 2,8 pulgadas, una cámara de cinco megapixels, acelerómetro, reproductor MP3, radio de frecuencia modulada, además de una tarjeta de memoria de cuatro gigas.

El precio de venta, en programas subvencionados que exigen la permanencia en el servicio de Orange, oscila entre 0 y 29 euros. Las fuentes de la compañía mencionadas aseguran que este precio es "hasta 100 euros más económico que los terminales de gama similar que hay ahora en el mercado".

El segundo modelo de marca blanca se denomina Orange Miami y estará posicionado en un nivel de prestaciones algo inferior al Oslo.

El fabricante de ambos aparatos es la compañía china ZTE. Orange ha llegado a un pacto con esta empresa para usar sus plataformas de última generación a las que le ha incorporado determinadas especificaciones grafismos y diseños del gusto de los clientes europeos.

La marca blanca se ha convertido en el cuarto suministrador de terminales más importante de Orange. En cabeza se sitúan Samsung y Nokia con un 30% de las ventas, seguido de LG con el 12%. Por detrás se sitúan otros fabricantes como Sony Ericsson o Alcatel.

Las fuentes de Orange citadas señalan que, aparte del mejor precio que se consigue en estas series de marca propia, logra importantes ventajas en cuanto a los servicios de posventa y de mantenimiento.

Vodafone da calidad a sus ventas prepago

La política de Vodafone en el mercado de la marca blanca se mantiene vinculada a las ofertas entre los clientes de prepago. En la actualidad tiene dos modelos con marca propia: el Indie, fabricado por el suministrador chino ZTE, y el Vodafone 541, que es producido por la empresa francesa Alcatel. Ambos dispositivos tienen pantalla táctil y la compañía utiliza su distribución para dar la mejor calidad a sus clientes con menor vinculación y consumo.

La multinacional está en periodo de silencio porque da resultados esta misma semana. Los datos conocidos correspondientes al ejercicio de 2008-2009 indican que los terminales con la marca Vodafone superaron el 10% del total de los distribuidos en España por la empresa. Muy probablemente las magnitudes de los tres primeros trimestres del ejercicio 2009-2010 en este segmento de actividad serán muy similares. Vodafone justifica su apuesta por la marca propia porque "permiten ofrecer a los clientes tecnologías avanzadas en las mejores condiciones". Vodafone apuesta por la distribución de móviles de marca blanca desde hace tres años. Uno de los primeros modelos se denominó Simply que fabrico la compañía Alcatel y que estaba destinado a aquellos de mayor edad y de menores habilidades en el uso del móvil.