Nuevo modelo aeroportuario

Fomento abre las filiales de Egaesa a un mayor peso de las autonomías

Egaesa, la empresa creada por AENA para compartir la gestión de los aeropuertos, dará protagonismo a las comunidades y ayuntamientos en las sociedades mercantiles que gestionarán aeródromos como el de Madrid y Barcelona. El ministro de Fomento, José Blanco, comparece hoy en el Congreso para presentar el nuevo modelo aeroportuario, pero el sector cree que no da oportunidades a los operadores privados.

La industria aeroportuaria no espera grandes sorpresas en la comparecencia hoy de José Blanco en el Congreso para explicar el nuevo modelo de AENA. El titular de Fomento explicará cómo dar entrada a las autonomías, ayuntamientos y al capital privado en el modelo de propiedad de los aeropuertos públicos españoles, sin que el Gobierno pierda la titularidad y la última palabra en la gestión de la red, ni ceda competencias en navegación aérea.

Tras el impulso dado al tema por la anterior ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, más enfocado a la incorporación de la industria privada española al proyecto, la aportación de Blanco estará encaminada a dar encaje en el modelo a los principales interlocutores territoriales.

AENA ha abordado en los últimos seis meses la constitución de Egaesa, (Empresa de Gestión de Aeropuertos del Estado). Esta sociedad será clave en la implantación del nuevo modelo aeroportuario, tanto para dar entrada al capital privado como a los entes de la administración autonómica y local. Según los planes iniciales, el capital de Egaesa, hoy 100% de AENA, se abrirá en un 30% a la participación privada. Fuentes solventes han señalado que Blanco desvelará hoy las líneas maestras de la participación autonómica y local en esta nueva estructura societaria. Egaesa, según estas fuentes, creará distintas sociedades mercantiles, de manera que cada una de estas empresas será la encargada de gestionar uno de los aeropuertos más importantes de la red, considerados autosuficientes económica y financieramente.

Entre ellos se dará prioridad a El Prat en Barcelona, y a Barajas en Madrid. Como interlocutores territoriales Fomento tendrá a unos organismos creados por diferentes comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, Valencia y Baleares) durante los últimos años para potenciar su actividad aeroportuaria: los denominados "comités de rutas" o "comisión de enlaces aéreos". En ellos se sientan representantes de la Comunidad, Ayuntamiento y Cámara de Comercio que corresponda en cada caso.

"Es un modelo poco atractivo para empresas como Ferrovial o Abertis porque no entraña un componente de gestión" -explica un directivo de una de las principales concesionarias españolas de infraestructuras-, "el Gobierno se rodeará de entidades financieras que se repartan el 30% de Egaesa que se reserva para el capital privado".

Las futuras operadoras tendrán voz, pero apenas voto. A la espera de lo que avance hoy José Blanco, las fuentes consultadas coinciden en que podrán hacer sus propuestas en materia tarifaria, política comercial con las aerolíneas o respecto al plan director del aeropuerto en cuestión. Pero es el Gobierno el que se reserva la toma de decisiones.

LosGobiernos territoriales desconfían del modelo

El ministro de Fomento tuvo que salir ayer a defender un modelo aeroportuario

que, en su última versión, todavía no ha sido presentado. Blanco aseguró que

"nunca" estuvo sobre la mesa ceder el control de Barcelona-El Prat a la Generalitat

de Cataluña, sino que fue "un debate" que se planteó durante la elaboración del Estatut de la comunidad, cuyo texto "no lo contempla". El ministro señaló que el objetivo del nuevo modelo aeroportuario es "tener aeropuertos competitivos y eficientes", para lo que se introducirá en determinados aeropuertos la posibilidad de que las comunidades autónomas puedan participar de su gestión.

Con esta declaración respondía a las palabras del portavoz de Fomento de CiU en el Congreso, Pere Macias, quien afirmó que su formación exigirá al Gobierno que la Generalitat tenga una "mayoría determinante" en el consorcio que gestione el aeropuerto de Barcelona-El Prat. Por su parte, el consejero de Infraestructuras y

Transporte de la Generalitat valenciana, Mario Flores, adelantó ayer que el Gobierno regional reivindicará el mismo modelo de gestión aeroportuaria que Fomento ofrezca a Cataluña, ya que, según denunció, "la Generalitat no ha tenido posibilidad de egociar el modelo aeroportuario como sí lo ha hecho Cataluña".

Flores reclamó que "si hay un modelo de sociedades mercantiles, queremos estar en ellas". El consejero dijo que la inversión del Estado en los aeropuertos valencianos ha sido mucho menor que en los aeropuertos de Madrid (6.000 millones de euros), Barcelona (2.500) y Málaga (1.500), y que si esas inversiones hubieran sido mayores, las instalaciones de Manises y El Altet serían "rentables".