Nuevo modelo de gestión aeroportuario

Los grandes aeropuertos se gestionarán con la participación de las comunidades autónomas

Los aeropuertos con alto volumen de tráfico y "especial complejidad en su gestión" serán dirigidos por sociedades filiales dependientes de Aena y en ellos las decisiones estratégicas serán adoptadas por mayoría cualificada con la participación de las comunidades autónomas afectadas.

El ministro de Fomento, José Blanco, desveló esta mañana en el Congreso las grandes líneas del nuevo modelo de gestión aeroportuario, en el que se reserva un protagonismo especial a las comunidades autónomas. Para aquellas instalaciones con alto volumen de tráfico y especial complejidad en la gestión se crearán sociedades filiales que permitan una "gestión individualizada". El Consejo de Administración de estas sociedades, avanzó el ministro, contará con una mayoría de representación estatal y en el mismo tendrá cabida la representación de las comunidades, los ayuntamientos y las Cámaras de Comercio.

Para la adopción de acuerdos estratégicos se exigirán mayorías cualificadas. Entre dichos acuerdos figura la aprobación de las estrategias de atracción de nuevos clientes, la promoción de rutas aéreas y el impulso de los vuelos de conexión. Estas mayorías decidirán también en materia de franjas horarias, con capacidad plena de propuesta e intervención en todas aquellas decisiones que no estén previamente reguladas. También se abordarán en estos consejos de administración los planes directores de cada aeropuerto, los presupuestos de explotación y los programas de inversiones, la aprobación de las normas de contratación y de los servicios comerciales, así como la aprobación de los precios privados y las propuestas de tasas y prestaciones públicas patrimoniales.

Blanco se comprometió a traer al Congreso un proyecto de ley que actualizará las atribuciones de Aena como responsable de la navegación aérea y creará la sociedad estatal Aena Aeropuertos S.A que se encargará de la gestión de todos los aeropuertos que en la actualidad tiene encomendados el ente público y en la que se dará entrada al capital privado en una porcentaje que no superará el 30% del accionariado.

El nuevo modelo de gestión entrará en vigor a lo largo de la legislatura. Antes de marzo, Fomento llevará al Consejo de Ministros el proyecto de ley que establecerá el programa estatal de seguridad operativa. En el segundo trimestre, aprobará el real decreto que modificará la comisión de investigación de accidentes en materia de aviación civil.

Antes de que finalice al actual periodo de sesiones parlamentario, Fomento abordará el anteproyecto de ley de Modernización del Sistema Aeroportuario que contendrá, entre otros aspectos, la separación de la navegación aérea de la gestión aeroportuaria, las relaciones económicas entre Aena y sus filiales, así como la configuración de los consejos de administración que se encargarán de tomar las decisiones estratégicas en los principales aeropuertos.

Por último, Fomento elaborará un real decreto antes de junio para regular la participación de las comunidades autónomas en la gestión de determinados aeropuertos.. En la última fase del proceso, una vez que se constituya la sociedad Aena Aeropuertos S.A, se realizará su apertura al capital privado tras la correspondiente creación de las sociedades filiales que permitirán la gestión individualizada de instalaciones como la de Barajas o El Prat.