Bolsa de Nueva York

La euforia alcista se relaja y Wall Street modera las subidas

Tras los máximos anuales logrados ayer, los malos datos de precios y de producción industrial, el impulso del dólar y las llamadas a la cautela de distintos analistas, han hecho que hoy los inversores rebajaran el optimismo. Aún así la jornada se ha cerrado con alzas una jornada más. El Dow Jones subió un 0,29%.

Los datos macro y el repunte del dólar han desanimado a los inversores en el inicio de la sesión, que han optado por las ventas y la recogida de beneficios tras varias jornadas de alzas, pero los números verdes han vuelto a hacer acto de presencia gracias al tirón del Dow.

Así, tras una última sesión en la que los tres indicadores principales de Nueva York habían llegado a las cotas más altas en trece meses, el índice Dow Jones de industriales subió hasta un nuevo máximo, tras anotarse un 0,29%, y cerrar en los 10.437 puntos, el selectivo S&P 500 subió un 0,09%, hasta las 1.110 unidades y el tecnológico Nasdaq sumó un 0,27%, y se situó en los 2.203 puntos.

En el apartado macroeconómico, hoy se han conocido importantes indicadores, que han logrado arrebatar, en un primer momento, el optimismo instalado las últimas jornadas en el parqué neoyorquino Además, las invitaciones a la cautela y la prudencia en la recuperación han sido habituales los últimos días, especialmente por parte de los analistas de la Fed.

DOW JONES 26.743,50 0,32%

Hoy, Meredith Whitney, medalla de plata por 'The Wall Street Journal' a la mejor analista del mercado, ha pronosticado una posible vuelta a la recesión en 2010. Whitney ha insistido los últimos meses en que las bases de la recuperación económica son muy débiles, y ha apuntado que las bolsas están sobrevaloradas y los mercados inflados, por lo que el riesgo de desplome está presente.

Whitney, fue más allá y dijo: "miro al mercado y todos los valores están subiendo. Pero no hay ninguna base fundamental por la que todos estos nombres deban subir, en particular los relacionados con el consumo".

Frente a las palabras pesimistas de Whitney, el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner, ha asegurado que la economía del país americano crece de nuevo y que los mercados financieros se comportan en la actualidad de manera mucho más estable. Geithner hizo estas declaraciones durante la presentación de un nuevo grupo especial creado para combatir los delitos financieros, e integrado por una veintena de agencias y departamentos.

Si bien, coincidiendo con esos análisis más cautelosos, Geithner ha advertido de que el ambiente todavía es "duro y desafiante", por lo que ha rechazado cualquier tipo de euforia.

Por su parte, el banco central ha anunciado que reducirá la duración máxima de los préstamos que otorga a los bancos de los 90 días actuales a 28. La medida no entrará en vigor hasta enero y la Fed la justifica "en vista de la continua mejoría de la coyuntura en los mercados financieros".

Datos macroeconómicos

Respecto a los datos macro, el Departamento de Comercio ha dado a conocer el índice de precios al productor, que crecieron un 0,3% en octubre, por debajo de la subida del 0,5% que esperaban los analistas. Ese incremento se explica por las alzas en los costos de la energía y los alimentos, una señal de que las presiones sobre los precios básicos permanecen moderadas.

Sin embargo, la cifra mejora la caída del 0,6% registrada en el mes anterior. En términos interanuales, los precios se sitúan en una tasa negativa de 0,6%, mientras que los analistas esperaban que creciera hasta el 0,1%.

Por su parte, la Reserva Federal informó que la producción industrial de EE UU se mantuvo estable, con un crecimiento del 0,1%, en el mes de octubre, mientras los analistas esperaban un crecimiento del 0,7%.

La producción manufacturera descendió un 0,1% mientras que la producción de minas retrocedió un 0,3%, pero el índice para 'utilities' aumentó un 1,6%. La capacidad de utilización de la industria aumentó un 0,2%, hasta el 70,7%, una tasa que se sitúa 10,2 puntos porcentuales por debajo de su media histórica.

También hoy hizo público el Departamento del Tesoro la demanda extranjera de valores estadounidenses a largo plazo, que creció en septiembre frente al mes previo. Los extranjeros realizaron en dicho mes compras netas de valores estadounidenses a largo plazo por un total de 31.700 millones de dólares, frente a las ventas de 18.500 millones de agosto.

Apuesta por un dólar fuerte

En lo referente al mercado de divisas, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, se refirió ayer en el Foro Económico de Nueva York al papel del dólar estadounidense, que se ha depreciado recientemente a medida que la situación en los mercados financieros mejora y repunta la actividad económica. Bernanke se mostró partidario de vigilar y apostar por un dólar fuerte.

De igual modo, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, se sumó hoy a las palabras del líder de la Fed al considerar que es importante que las autoridades de EE UU se muestren favorables al fortalecimiento de la divisa americana.

En una entrevista que el diario 'Le Monde' publicó en su edición de hoy y que el BCE difundió en su página web, Trichet dijo estar "completamente de acuerdo con este análisis", y añadió que para salir de la crisis "la fortaleza del dólar dentro de un conjunto de divisas que fluctúan interesa no sólo a EE UU, sino a la comunidad internacional entera".

De este modo, el dólar subió un 0,65% frente al euro, con lo que la moneda europea se paga a 1,487 dólares, frente a los 1,4988 de ayer lunes.

Ese repunte del billete verde repercutió en el sector de materias primas. El oro y el petróleo sufrieron recortes tras los fuertes avances de las últimas jornadas. Tras el nuevo máximo histórico del oro de ayer, hoy relajó su escalada y se mantuvo en los 1.138 dólares. Por su parte, el Texas, de referencia en EEUU, se encarecía un 0,24% y se sitúa en 78,97 dólares el barril, tras fluctuar toda la sesión.

Resultados empresariales

Dentro de los datos micro, la mayor compañía del mundo de equipamiento para reformas del hogar, la cadena estadounidense Home Depot, ganó 689 millones de dólares (463 millones de euros) en el tercer trimestre, lo que supone un retroceso del 8,9% con respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, una caída menor de lo esperada.

La compañía informó que los resultados reflejan que aún existen "presiones" en los mercados inmobiliarios y del hogar, aunque, según explicó el consejero delegado del grupo, Frank Blake, comienzan a apreciarse "signos de estabilización". Los inversores sin embargo, han castigado a la compañía por la proyección para el resultado del cuarto trimestre, que no logró colmar sus expectativas. Así, ha sido la compañía que más ha perdido al cierre, con un descenso del 3%.

McDonald's (-1,55%), el fabricante de maquinaria pesada Caterpillar (-1,31%), las financieras Bank of America (-1,01%), American Express (-0,63%) y JPMorgan (-0,23%) y Pfizer (0,45%), encabezaron tras Home Depot los descensos más significativos.

Por su parte, el fabricante informático Microsoft (1,87%) lideraba el grupo de empresas del Dow que lograban ganancias respecto del día anterior, seguido de Merck (1,24%), HP (0,94%), Wal-Mart (0,87%), Verizón (0,82%), United Tech (0,81%), Alcoa (0,73%), 3M (0,70%), o Cisco (0,63%).