La española controlará el 45% del grupo

Iberia y British se unen para crear la tercera aerolínea del mundo

Los consejos de administración de ambas aerolíneas han firmado la fusión. Como estaba previsto, Iberia mantendrá el 45% del capital de la nueva compañía y la sede estará fijada en Londres. Con todo, Iberia tendrá derecho de veto si el acuerdo de BA con sus sindicatos sobre los planes de pensiones no es "satisfactorio".

Punto de partida de ambas aerolíneas
Punto de partida de ambas aerolíneas

Los Consejos de Administración de Iberia y British Airways (BA) han sentado hoy las bases de su fusión mediante la firma de un memorando de intenciones, denominado MOU por sus siglas en inglés (memorandum of understanding), según informaron hoy las dos compañías.

Los Consejos de Administración de Iberia y British Airways han aprobado hoy la firma de un acuerdo vinculante que fija las bases para una fusión de las dos compañías, con el fin de crear uno de los mayores grupos aéreos del mundo y que reconoce el principio de paridad en el Consejo de Administración y en los órganos de gestión del nuevo Grupo.

El nuevo Grupo contará con una flota de 419 aviones y volará a 205 destinos. En el 2008, Iberia y British transportaron conjuntamente 62 millones de pasajeros. En el último ejercicio económico, ambas compañías obtuvieron unos ingresos conjuntos de aproximadamente 15 mil millones de euros.

Iberia se ha reservado en el memorando de la fusión un derecho de veto a la operación en el caso de que el acuerdo a que llegue BA con sus sindicatos para financiar el plan de pensiones no sea satisfactorio. El plan de pensiones de British asciende a 3.000 millones de euros.

Las dos aerolíneas coinciden en que hay razones estratégicas de peso que justifican esta operación, que se espera que genere unas sinergias de aproximadamente unos 400 millones de euros y que beneficie a los accionistas, a los clientes y a sus empleados de ambas compañías. El nuevo Grupo combinará los liderazgos de ambas compañías en el Reino Unido y España y reforzará su fuerte presencia en los mercados internacionales de largo radio. Ambas aerolíneas conservarán sus respectivas marcas y operaciones.

Estas sinergias serán adicionales a las que ya obtienen ambas compañías en la explotación conjunta de las rutas entre España y el Reino Unido. Aproximadamente un tercio de las sinergias procederán de los ingresos (ventas conjuntas, gestión de red y de ingresos), mientras que las sinergias de costes se lograrán en áreas como tecnologías de la información, flota, mantenimiento y funciones administrativas.

Se prevé que la fusión se complete a finales de 2010.

La fusión supondrá la creación de un nuevo holding llamado, momentáneamente y como es habitual en estos casos, TopCo, que tendrá la sede social en Madrid y la financiera y operativa en Londres.

Se prevé que la fusión se complete a finales de 2010.

El memorando de intenciones, que se ha ido consensuando en el último mes y medio, establece que el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, presidirá la compañía resultante, mientras que Willy Walsh, consejero delegado de British Airways, ocupará este cargo en la nueva empresa.

Hace un año, British valía más que la compañía española en términos de cotización bursátil, lo que llevó a plantear inicialmente un canje del 60% para la compañía británica y del 40% para Iberia, pero la situación cambió radicalmente a raíz de la revalorización de los títulos de la aerolínea española en Bolsa, por lo que en mayo de este año, la aerolínea española ya ganaba peso en la nueva compañía con un 45% frente al 55% de BA, de mayor tamaño, en una ecuación más favorable para Iberia.

Tras más de un año desde que se anunciara, los pasos para la fusión Iberia-British Airways han seguido por un camino tortuoso en el que los principales escollos para el éxito de la operación han sido el fondo de pensiones de la británica -que acumula ya un déficit de 2.100 millones de libras (3.100 millones de euros)- y las discusiones sobre la ecuación de canje.

Nuevo impulso con Vázquez

Desde que el nuevo presidente de Iberia y ex presidente de Altadis, Antonio Vázquez, un hombre con experiencia en este tipo de negociaciones, tomara las riendas de la compañía tras la renuncia de Fernando Conte por "motivos personales" el pasado 9 de julio, parece que el proyecto de fusión tomó un nuevo impulso, tras quedar relegado a un segundo plano por las medidas que ambas aerolíneas han lanzado para afrontar la crisis.

BA, que registró en el primer semestre de su ejercicio fiscal unas pérdidas netas de 208 millones de libras (231 millones de euros), atraviesa graves problemas financieros y acumula ya un déficit de 2.100 millones de libras (3.100 millones de euros) derivado de su plan de pensiones.

Por ello, British tiene previsto incrementar en 600 millones de libras (693 millones de euros) su liquidez mediante la emisión de deuda convertible por valor de 300 millones de libras (346 millones de euros) y revisar su plan de pensiones, lo que le permitirá obtener otros 300 millones de libras en garantías (más de 382,7 millones de euros).

Por su parte, Iberia, que presentará mañana sus resultados correspondientes al tercer trimestre, registró unas pérdidas de 165,4 millones de euros en el primer semestre del año y está inmersa en el desarrollo de un nuevo plan director, conocido como Plan 2012, que implica la prejubilación de los tripulantes de cabina mayores de 55 años, la aplicación del ERE en vigor que afectará a 200 trabajadores de 'handling', y la congelación salarial para toda la empresa durante los próximos dos años. Asimismo, creará en 2011 una nueva compañía para sus rutas de corto y medio radio.

En la jornada de hoy, las acciones de Iberia se han disparado un un 11,78%, mientras que las de British Airways han avanzado un 7,5%.