Patronal

CEOE calcula un incumplimiento de 2.314 millones en el pacto de pensiones

El acuerdo de pensiones de 2006 recogía que "los incrementos de los complementos a mínimos que se produzcan se financiarán con impuestos generales". Sin embargo, CEOE acusa en un documento al Gobierno de incumplir este compromiso al haber pagado 2.314 millones por el aumento de estos complementos "íntegramente con cotizaciones sociales".

Los empresarios han hecho sus propios cálculos para sugerir de dónde podría sacarse dinero en los Presupuestos Generales del Estado de 2010 para acometer parte la rebaja de cinco puntos de cotizaciones sociales que la patronal exige históricamente.

Uno de los capítulos donde estiman que podría ahorrarse dinero de cuotas es en la financiación de los complementos a mínimos (aquella cantidad que el Estado complementa a quien ha cotizado el tiempo exigido, pero no lo suficiente para recibir la pensión mínima). La partida para financiar estos complementos (no contributivos) provenía hasta 2002 íntegramente de las cotizaciones sociales, en contra de su naturaleza, según la cual debían financiarse con impuestos generales. Pero en aquel año, el Gobierno se comprometió a ir financiando progresivamente este capítulo de gasto con la imposición general y liberar así la cuantía que se venía destinando de cuotas. Este compromiso obligaba a que el 1 de enero de 2014 todos los complementos a mínimos se pagaran con impuestos. Para ello, el Ejecutivo ha estado aportando unos 300 millones de impuestos cada año para cumplir este compromiso. Estas cantidades habrían sido suficientes si el coste de los complementos a mínimos se hubiera ido reduciendo como era previsible.

Sin embargo, la llegada del Gobierno socialista dio al traste con esta disminución del gasto, ya que año tras año se han incrementado las pensiones mínimas por encima del resto, lo que ha elevado también el coste de los complementos a mínimos.

El Estado deberá pagar con impuestos 4.000 millones de los complementos a mínimos en 2014

A esto hay que añadir que en 2006, el acuerdo de pensiones se comprometió a que "los aumentos de los complementos a mínimos que se produzcan se financiarán a través de la imposición general". Lejos de cumplirse esta premisa, CEOE denuncia en su documento que esta partida se ha incrementado un 55% entre 2002 y 2009, lo que ha supuesto un coste de 2.314 millones de euros "que se han financiado íntegramente por las cotizaciones sociales" y que deberían imputarse a la tributación general. Con ello se produce un incumplimiento de dicho acuerdo de pensiones. Si se cumpliera, esta cuantía, podría destinarse a la rebaja de cuotas, según CEOE.

Además, el Gobierno tiene también difícil cumplir el plazo de enero de 2014 para financiar estos complementos con impuestos, ya que debería traspasar más de 4.000 millones de cuotas a tributos generales en los próximos tres años.

La cifra

3.198 euros es la base máxima de cotización en 2010, tras aumentar un 1%. La base mínima crecerá un 2,33% y el salario mínimo interprofesional, un 2%.