Finanzas

Caixa Sabadell y Terrassa dominarán el 70% de la entidad fusionada

Las cajas de Sabadell y Terrassa controlarán a partes iguales el 70% de los órganos de Gobierno de la fusión a cuatro con Caixa Girona y Manlleu. Mientras, la integración sigue su curso, pendiente del sistema informático y de escoger un socio para los seguros.

Las cuatro cajas catalanas que han aprobado su fusión ya han determinado el reparto de poder. Según los activos que aportan al proyecto, Caixa Sabadell y Terrassa se distribuirán a partes iguales el 70% del consejo y de la asamblea de la entidad fusionada. Caixa Girona controlará otro 23% y Caixa Manlleu el 7% restante.

Sabadell y Terrassa cuentan con un dimensión similar. La primera administró 11.886 millones de euros en depósitos en 2008, con unos recursos propios de 981 millones. Por su parte, Caixa Terrassa gestionó depósitos por valor de 10.659 millones y totalizó unos recursos de 1.090 millones. Caixa Girona yManlleu mantienen una estructura menor, con un volumen de depósitos de 6.886 millones y 2.501 millones, respectivamente. La entidad resultante de la fusión contará con unos activos totales de 35.000 millones, unos depósitos de 33.000 millones y una inversión crediticia de 28.000 millones, convirtiéndose en la octava caja española.

Precisamente, fue el presidente de Caixa Girona, Manuel Serra, el que desveló los porcentajes de participación en los órganos de Gobierno, durante una entrevista de los máximos responsables de las cuatro cajas en la cadena autonómica TV-3. La entidad gerundense es la única de titularidad pública. La Diputación local controla el 30% de la caja, y su presidente, Enrique Vilert, ha cuestionado abiertamente la fusión por una supuesta pérdida de identidad de Caixa Girona y de su obra social. Finalmente, fuentes cercanas al proyecto de integración señalaron que la Diputación ha aceptado el reparto de poderes anunciado.

En la misma entrevista, el presidente de CaixaManlleu, Joan Contijoch, destacó que el proyecto ya estaba cerrado a otras entidades, descartando la posibilidad de que las cajas de Penedés y Laietana pudieran sumarse. Su homólogo de Caixa Terrassa, Jaume Ribera, explicó que la fusión prevé mantener las cuatro sedes centrales, con la intención de situar en otra población la sede fiscal, donde se celebrarían los consejos de administración y las asambleas.

El máximo responsable de Caixa Sabadell, Salvador Soley, no quiso concretar si accederá a la presidencia de la nueva entidad, aunque está previsto que así sea durante los primeros dos años. El director general de Caixa Terrassa, EnricMata, mantendrá el cargo en la nueva caja, situación que se invertirá a partir de 2012. De esta manera, las cajas de Sabadell y Terrassa también controlarán la gestión futura del proyecto.

Las diputaciones pactan en la otra integración catalana

La otra fusión planteada en Cataluña también avanza. Las cajas de Catalunya, Tarragona y Manresa aún no han convocado las reuniones extraordinarias de sus consejos de administración para aprobar su integración, pero las negociaciones se mantienen entre bastidores. En este sentido, las Diputaciones de Barcelona y Tarragona pactarán el futuro presidente de la entidad fusionada, según informa Efe. El máximo responsable de Caixa Catalunya, Narcís Serra, mantendrá la presidencia durante los dos primeros años, pero su sucesor surgirá del consenso entre ambas Diputaciones provinciales. De esta forma, la administración tarraconense se asegura una influencia mayor a la dimensión de Caixa Tarragona en la fusión.