Industria automovilística

Magna asegura que "trabajará duro" para asegurar un futuro de éxito para Opel

El fabricante canadiense de componentes para automóviles Magna y su socio, el banco ruso Sberbank, señalaron que tras la aceptación del grupo General Motors de su oferta para hacerse con el 55% de Opel "trabajarán duro" para asegurar un futuro de éxito para la firma alemana, informaron las compañías en un comunicado.

Estas declaraciones se producen después de la aceptación por parte del consejo de administración de General Motors y del fondo de fideicomiso de Opel de la oferta de Magna/Sberbank para la compra del 55% de la firma automovilística (cada una de ellas mantendrá el 27,5% del capital), mientras que el grupo norteamericano tendrá un 35% y los trabajadores el 10% restante.

Las empresas canadiense y rusa señalaron que esta operación de compra de una porción mayoritaria del capital de Opel supondrá una inversión total de 500 millones de euros. "El consorcio está satisfecho de que su plan para Opel haya satisfecho a General Motors", explicaron el co-consejero delegado de Magna, Siegfried Wolf, y el consejero delegado de Sberbank, Herman Gref.

Asimismo, resaltaron que, junto con Opel, General Motors y los empleados, "trabajarán duro" para asegurar el éxito futuro de la compañía y agradecieron al grupo automovilístico estadounidense y al Gobierno alemán el apoyo dado al plan de negocio para Opel.

Por su parte, el presidente de Magna, Frank Stronach, afirmó que una vez que la adquisición de Opel se complete de forma definitiva, Magna/Sberbank crearán varios 'cortafuegos' para asegurar la total separación entre el negocio de componentes de automóviles de la empresa canadiense y el negocio de Opel.