Deportes

El Santander quiere volver a reinar en la Fórmula 1 con Ferrari y... ¿Fernando Alonso?

El Grupo Santander busca posicionarse internacionalmente a través del deporte sin perder su fuerte presencia en España. El patrocinio de la escudería McLaren, operación vinculada a su introducción en Inglaterra, o la asociación con la Copa Libertadores, el principal torneo de fútbol de Iberoámerica, han demostrado esta estrategia, con un retorno obtenido entre 2007 y 2008 de 300 millones de euros, según datos del grupo. Ahora entra en escena el posible pacto con el equipo Ferrari de Fórmula 1, una operación que podría ir de la mano del fichaje de Fernando Alonso, el icono deportivo del banco.

¿Se volverá a producir esta foto con Ferrari? Fernando Alonso entrega un mono de carrera de McLaren a Emilio Botín en marzo de 2007
¿Se volverá a producir esta foto con Ferrari? Fernando Alonso entrega un mono de carrera de McLaren a Emilio Botín en marzo de 2007

"Emilio Botín tiene un objetivo: quiere convertir al Santander en uno de los principales bancos del mundo; y lo está consiguiendo", explica Alfredo Fraile, director de Marketing de la consultora Interbrand. Desde que Botín accediera a la presidencia en 1986, el Santander es una entidad reconocida y aplaudida, la cuarta marca financiera del mundo, según fuentes oficiales del banco.

Una de las razones de esta globalización ha venido gracias a la vinculación del banco con el deporte y, en concreto, con la Fórmula 1, una especialidad que ha despertado un boom en España en los últimos años. La clave, el piloto español Fernando Alonso. Cuando el asturiano acordó en 2006 fichar por la escudería británica McLaren para la temporada 2007 el Santander empezó a trabajar en su próximo proyecto: introducirse en la Fórmula 1 con McLaren. En 2004 la entidad había formalizado una de las operaciones más importantes de un banco español: la compra de la entidad inglesa Abbey, la sexta firma por capitalización del Reino Unido, por 13.199 millones de euros. Esta operación lanzó al Santander hasta las primeras posiciones mundiales en entidades financieras. Conseguir el patrocinio de Mclaren sirvió a la entidad para posicionarse en el mercado británico y en Europa y seguir fuerte en España, donde la alonsomanía era casi una religión. Según datos del banco, entre 2007 y 2008, gracias a este patrocinio, la entidad consiguió un retorno de cinco euros por cada euro invertido y sumó la notoriedad y el reconocimiento que se le había negado.

"El banco buscaba asociarse a valores como la profesionalidad, la entrega y el trabajo en equipo. La campaña fue brutal, Alonso estaba por todas partes. Y fue muy beneficiosa para la entidad", explica Fraile. El matrimonio McLaren-Alonso sólo duró un año aunque el Santander ha seguido como patrocinador. Una estrategia que para Fraile demuestra "la coherencia del banco". Ha seguido de la mano de McLaren, donde el piloto británico Lewis Hamilton, un ídolo en las islas, ha sido el líder de la escudería consiguiendo en 2008 su primer campeonato de F1. El banco estima que el patrocinio ha ayudado a que el 80% de los británicos conozcan la marca.

Ahora, la posible nueva estrategia del Santander, según apuntan medios de España, Inglaterra e Italia, es patrocinar a Ferrari, donde podría correr Fernando Alonso. "Conseguir patrocinar a Ferrari y tener a Alonso de piloto es fortalecer el lazo que empezaron con McLaren", resume Fraile. Un binomio perfecto que ayudaría a fortalecer la primera posición en España y seguir creciendo en Europa "La alianza del Santander es del 50% por Ferrari y del 50% por Alonso. Busca una nueva campaña de notoriedad en España, un mercado que no quiere olvidar", explica Javier Mancebo, director de desarrollo de la consultora Havas Sports.