Estudio de Watson Wyatt

Los salarios crecieron un 2,5% en España en 2009, un 1,7% menos de lo previsto

El incremento salarial medio de las retribuciones en España fue del 2,5% en el año 2009, lo que supone un 1,7% menos del 4,2% previsto a finales de 2008, según un estudio presentado hoy por Watson Wyatt en el que han participado 370 compañías de todos los sectores.

"Los salarios no han perdido en retribución fija pero la crisis económica ha repercutido en ellos desde 2006", explicó la directora del área de estudios de Watson Wyatt, Raquel Campos.

Por primera vez en los últimos cinco años, el incremento salarial en España es inferior al promedio del resto de países de Europa Occidental, con un diferencial de menos del 0,1% en 2009 respecto al 0,6% más de 2008. El incremento salarial en Europa Occidental fue del 2,6%.

El estudio prevé que España mantenga esta tendencia en 2010 con una subida de los sueldos del 2,5%, frente al incremento previsto del 2,7% en Europa Occidental. Campos auguró que estas previsiones "se podrán mantener".

A su parecer, estas diferencias pueden deberse a que las estimaciones se realizaron en un contexto de inflación más elevada y una situación económica más favorable, ya que el impacto de la crisis en España ha obligado a las empresas a corregir a la baja sus previsiones de incremento en casi dos puntos.

Los países con mayores incrementos salariales han sido Bélgica, Grecia y Austria con un 3,7%, un 3,4% y un 31%, respectivamente. Los países con menores incrementos salariales fueron Suiza, Luxemburgo, Dinamarca y Alemania, con un 1,9%, un 2,1% y un 2,2%, respectivamente.

"El reto que tienen las empresas es alinear los rendimientos anuales a los individuales y reducir los incrementos salariales para los trabajadores de bajo desempeño", apuntó la directora de capital humano de Watson Wyatt, María Martín, quien destacó el aumento que las empresas "están buscando nuevas fórmulas para apostar por las retribuciones variables".

Los accionistas controlarán los salarios de los consejeros

Martín sustuvo que a raíz de la crisis económica, "este año va a suponer un antes y un después respecto a la opacidad de las retribuciones de los consejeros" y que la tendencia en el sector financiero pasa por otorgar a los accionistas e inversores "poder sobre los programas de sueldos a los consejeros".

En este sentido, Martín advirtió de que "habrá cambios legislativos en favor de la transparencia" y recordó las recomendaciones al respecto elaboradas por el Foro de Gobierno Corporativo europeo, así como el reciente acuerdo de los ministros de Economía del G-20 para limitar las bonificaciones que reciben los directivos, que prevé se incorporen finalmente a un código unificado dentro de una directiva europea.

Estos cambios podrían acabar con las retribuciones fijas a directivos y hacer que éstas dependieran de los beneficios anuales y del rendimiento individual, reduciendo la entrega de 'stock options'. Martín apuntó a que si se conceden 'stock options', las empresas "tendrán que revisar los periodos en los que se podrán ejercitar esas acciones".