Finanzas

Santander y BBVA recortan sus planes de prejubilaciones este año

Los dos grandes bancos, Santander y BBVA, tienen previsto prejubilar este año a 750 y 350 empleados respectivamente, cifras muy inferiores a las de ejercicios precedentes. La banca mediana se ha apuntado a esta vía para reducir plantilla, pero de forma muy tímida.

Interior de una sucursal del BBVA
Interior de una sucursal del BBVA

Las cajas de ahorros serán este año las protagonistas de la puesta en marcha de programas de prejubilaciones. Este sistema para reducir plantilla ha sido explotado por los bancos durante las dos últimas décadas, pero tiene un límite y parece que los bancos, al menos los dos grandes lo han alcanzado.

Las cajas han sidomás reacias a prejubilar a su plantilla a partir de los 50 años, aunque tanto Caja Madrid como La Caixa han puesto en marcha planes de este tipo, pero subiendo la edad. Normalmente a partir de los 56 años.

Ahora, parece que las tornas han cambiado. La necesidad de reducir costes, y sobre todo los procesos de fusión que van a emprender estas entidades de ahorro desembocarán en una utilización más masiva de esta fórmula para reducir plantilla, que es más costosa pero no traumática, algo que siempre se ha respetado en el sector financiero.

BBVA 4,70 2,98%
SANTANDER 2,94 1,80%

Los bancos, en cambio, utilizarán menos este sistema este año. Eso es al menos lo que se deduce de los planes anunciados por estas entidades a los representantes de los trabajadores, sobre todo por parte de BBVA y Santander.

Según fuentes sindicales y datos confirmados por los propios bancos, BBVA tiene la intención de prejubilar en 2009 sólo a unos 350 empleados, frente a los casi 2.000 del pasado ejercicio. Hasta junio se habían prejubilado 209 trabajadores.

En Santander el número es ligeramente más elevado. El pasado año se prejubilaron 1.065 empleados. En el primer trimestre ya llevaban 660, pero el número total previsto para este año es de 750 trabajadores, señalan fuentes del grupo.

Pero mientras que los dos grandes han reducido las cifras, o por lo menos, esos son los planes anunciados hasta ahora -quedan cuatro meses para cerrar un duro ejercicio para el sector-, la banca mediana, más conservadora en la aplicación de esta vía, entre otras razones porque no se ha sometido a ninguna fusión como Santander o BBVA, ha aprobado planes de prejubilaciones para este año, aunque de forma muy tímida.

Pastor tiene previsto prejubilar este año a 40 personas. Un año antes no realizó ninguna salida por esta vía. En Bankinter la cifra se limita a 25, según fuentes sindicales, aunque el banco asegura que han sido bajas incentivadas.

Banesto, experto en ejercicios anteriores en esta fórmula, ha prejubilado en lo que va de año a 202 empleados, número que parece que no va a aumentar ya que "no hay ningún plan previsto al respecto", comentan en el banco. Un año antes salieron por este concepto 155 trabajadores.

La fusión de las cuatro filiales de Banco Popular ha provocado que este grupo, el más conservador entre los grandes a la hora de realizar prejubilaciones, haya decidido realizar este año 180 jubilaciones anticipadas, frente a las 85 de un año antes.

La cifra de jubilaciones anunciada para este ejercicio, entre las que se encuentra la de su ex consejero delegado Roberto Higuera, que dejó su cargo en junio, igualan a las realizadas por el grupo desde 2006 hasta el pasado año, 190. Sabadell y Deutsche tienen también previsto realizar alguna prejubilación, según los sindicatos, "pero son cifras muy insignificantes", aseguran.

Pese a que las salidas de personal de los bancos por la vía de anticipar su edad de jubilación son inferiores a las de ejercicios anteriores, fuentes bancarias explican que, estos "son nuestros planes ahora, pero quedan cuatro meses muy complicados para acabar el ejercicio, y todo puede variar".

Menos personal por la no renovación de contratos

Las prejubilaciones han sido hasta ahora una vía para renovar plantilla costosa por otra más barata. No en vano, esta fórmula de salida de personal es cara para los bancos, cuyo gasto lo tienen que contabilizar contra la cuenta de resultados de la entidad. Ahora, y según fuentes sindicales, las prejubilaciones que se están realizando no se cubren con otras contrataciones, de ahí que se esté reduciendo la plantilla del sector. Tampoco se está cubriendo las bajas vegetativas ( jubilaciones, incapacidades o fallecimientos), ni se ha contratado personal temporal para campañas estacionales como ocurría otros años, señalan las mismas fuentes.