Inversión

Los mercados se preparan para un otoño de retrocesos en las Bolsas

Los inversores se preparan para un otoño turbulento en las Bolsas. El mercado de futuros del VIX anticipa incrementos de volatilidad en septiembre y octubre, un síntoma de que los inversores apuestan por correcciones en las Bolsas.

Los mercados se preparan para un otoño de retrocesos en las Bolsas
Los mercados se preparan para un otoño de retrocesos en las Bolsas

Los aumentos bruscos de volatilidad son sinónimo de inestabilidad y caídas en las Bolsas. Y ese escenario es precisamente el que barajan los inversores para el corto plazo. El mercado prevé que el VIX, el índice de volatilidad implícita que sale del mercado de opciones sobre el S&P 500, repunte el 8,5% en septiembre, mientras que para octubre se baraja un incremento del 16,3% desde los niveles actuales, según auguran los precios de los futuros.

La corrección que vivieron los mercados a principios de semana ya trajo un anticipo de lo que esperan los inversores. El VIX repuntó el 15% el lunes hasta 27,89 para después estabilizarse en torno a 26. El problema es que el precio del futuro de septiembre sigue por encima del nivel actual de volatilidad, en concreto en 29,7. Algo que se repite también con el futuro de octubre, situado en 30,55. "El hecho de que los futuros sobre VIX estén cotizando por encima del propio índice nos está indicando que los inversores apuestan por un incremento de la volatilidad en el S&P 500 para septiembre, lo que normalmente indica una caída de las cotizaciones", explica Lorenzo Dávila, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles.

Entrar en el mercado de futuros del VIX, al igual que en cualquier otro mercado de derivados, es consecuencia de tomar posiciones de cobertura o tomar posiciones especulativas. "Aunque muchos inversores especulan en este mercado, en este momento y teniendo en cuenta el comportamiento que tradicionalmente ha tenido la renta variable durante los meses veraniegos, recordemos que el año pasado el S&P 500 se dejó casi un tercio de su valor en septiembre, mi impresión es que la mayoría de los inversores están cubriéndose del incremento de volatilidad que prevén", añade Dávila.

Si bien es cierto que los indicadores económicos empiezan a mejorar, el fuerte repunte que acumulan los mercados desde los mínimos de marzo hace a muchos expertos aconsejar extremar la cautela. "El verano es proclive a los excesos y el escenario sigue siendo suficientemente complicado como para aceptar un descenso de la volatilidad como el observado en los dos últimos meses", explica José Luis Martínez, estratega de Citi en España.

Y es que la remontada de las Bolsas ha venido acompañada de una brusca caída de la volatilidad, que aunque sigue por encima de la media histórica (20), ya está lejos del récord de 80,86 que alcanzó el pasado noviembre.

El mercado, en cualquier caso, también puede sorprender. "Si la tónica sigue siendo la consolidación, todo lo que sean subidas ordenadas es restar volatilidad", comenta Juan Manuel Figueroa Mato, gestor de BNP Paribas. El tiempo dirá.

Un indicador que refleja lo que el mercado espera

¿Qué es la volatilidad exactamente?

La volatilidad es la probabilidad de un cambio de precio. Existen dos tipos de volatilidad que se calculan de manera diferente. Por un lado está la volatilidad histórica y por otro la volatilidad implícita.

¿Qué es la volatilidad histórica?

La volatilidad histórica analiza los acontecimientos pasados. Es conocida y se puede calcular a partir de los datos históricos sobre la evolución del mercado. Por ejemplo si un analista comenta que la volatilidad histórica del Ibex es del 18% eso implica que la desviación típica de los rendimientos del Ibex calculada con datos diarios o semanales de ese precio es del 18%.

¿En qué se diferencia la volatilidad histórica de la volatilidad implícita?

La volatilidad implícita es lo que el mercado espera que ocurra. No se calcula estadísticamente sino que se obtiene del precio de una opción u opciones que se negocian en el mercado. Por ello, representa la opinión media de todos los intervinientes en el mercado de opciones. La volatilidad implícita podría definirse también como el riesgo implícito que tenemos al operar en los mercados. El VIX es el índice de volatilidad implícita que sale del mercado de opciones sobre el S&P 500. El VDAX refleja las opciones sobre el índice Dax.