EDITORIAL

Los consejeros apuestan por sus empresas

El 9 de mazo, el Ibex 35 marcaba el mínimo de los últimos cinco años y medio y el desplome sumó un 57% desde máximos. Aunque los índices bursátiles no fueron los únicos en derrumbarse, pues en aquellos días la crisis financiera se había asentado ya claramente en la economía mundial con todas las grandes economías en recesión. Sin duda, hoy podemos catalogar el primer trimestre de este año como horribilis.

Ante tal debacle, es imaginable la espantada de muchos inversores que dejaron la renta variable como un erial. Sin embargo, en medio del pánico los consejeros de las grandes del Ibex siguieron apostando por sus empresas y no sólo no vendieron, sino que elevaron su participación accionarial. De hecho, en estos últimos meses 131 consejeros han aumentado su número de acciones frente a tan solo 9 que optaron por vender. Bien es cierto que los primeros hicieron compras más modestas, mientras que algunas de las operaciones de venta fueron elevadas, lo que arroja una cifra conjunta de 164 millones, sin duda abultada.

Cualquier inversor que se precie de informado debe estar muy al tanto de la evolución de las carteras de los consejeros de las empresas donde han puesto su dinero. Por lógica, son un buen indicador de la situación presente y futura de las cotizadas; en definitiva, nadie mejor que ellos las conocen por dentro. Y apostar en plena recesión como han venido haciendo es una buena señal que indica que los fundamentales continúan sólidos y que cuando la economía repunte volverán a obtener beneficios, a repartir dividendos y a incrementar su capitalización en Bolsa. De momento, la apuesta de los 131 consejeros que optaron por aumentar su participación ha sido la correcta pues el rally del segundo trimestre ha sido nada menos que del 60%. Un buen negocio, pues compraron a tiempo.

Como también han ganado aquellos inversores que hayan vuelto a los fondos de inversión de renta variable. Al menos los que optaron por la española. En definitiva, la estratosférica subida del índice selectivo ha permitido buenas rentabilidades. Sin embargo, una vez más vuelven a surgir dudas respecto a unos vehículos de inversión que a pesar de su gestión profesional los cuesta mucho batir a los índices de referencia. Lo que en definitiva es su objetivo y lo que esperan los inversores de ellos.

Así, de los 122 fondos de inversión de Bolsa española tan sólo 12 ofrecen revalorizaciones superiores al 60% que ha crecido el Ibex 35 en este segundo trimestre. Cierto que la mayoría ofrece ganancias sabrosas y tan sólo uno de ellos pierde -lo cual es sorprendente en estas circunstancias-, pero se han quedado por debajo de las expectativas. Seguro que es un reto difícil de alcanzar puesto que sólo uno de cada diez lo ha conseguido. Pero la fortaleza del sector está precisamente en dar buenos resultados.