EDITORIAL

Condenados a entenderse

La unión hace la fuerza. Eso es lo que han debido entender Yahoo y Microsoft, pues, tras año y medio de duras negociaciones, se han aliado en el negocio de la publicidad y las búsquedas para hacer frente a Google. Microsoft es consciente de que su talón de Aquiles está ahí. Google acapara un 81,22% de cuota de mercado de motores de búsquedas. Y ello a pesar de que la compañía de Bill Gates ha hecho múltiples intentos por arrebatar el liderazgo a su rival. En otoño de 1998 lanzó su primer motor de búsqueda, MSN, que después pasaría a ser Windows Live Search. Sin éxito. El pasado mayo, lanzó su última apuesta: el buscador Bing. Y pese a que está ganando mercado, lo está haciendo a costa de Yahoo no de Google. Yahoo no lo tiene mejor. El portal no deja de perder presencia en el ámbito de las búsquedas y está acusando más la competencia de las redes sociales como Facebook o Twitter.

Las cuentas son claras: Google le debe a la publicidad ligada a las búsquedas un 97% de su facturación, mientras Microsoft sólo recibe por esta vía algo más del 5%. Un desequilibrio a corregir, teniendo en cuenta que los negocios de Internet, de la publicidad y del software van cada vez más unidos. Ahora, y tras el fracaso de la compra de Yahoo deMicrosoft, falta por ver si esta alianza es suficiente para alcanzar al rey de Internet.