Evolución del mercado laboral

Las mejoras del empleo se ciñen a los trabajos de la temporada

El inicio del verano ha dado un respiro al mercado laboral. Las contrataciones en la hostelería, las sustituciones veraniegas y el plan de inversión local han propiciado que 55.250 personas hayan salido de las listas del paro, lo que supone el mejor dato desde abril de 2008. Sin embargo, la Seguridad Social sigue perdiendo cotizantes, 5.501 el mes pasado, lo que indica que la economía sigue sin crear empleo.

El Ministerio de Trabajo comunicó ayer que un total de 55.250 personas abandonaron en junio las listas oficiales de parados registrados por las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo (antiguo Inem). Así, el número total de parados suma 3,5 millones.

Se trata de un dato esperanzador ya que es el segundo mes consecutivo en el que desciende el número de desempleados desde que en abril de 2008 se iniciara una escalada de aumento del paro sin precedentes, por su rapidez y su gran número de afectados (hoy existen 1.351.844 parados más que desde que se comenzó el repunte del desempleo).

No obstante, el análisis detallado de los datos de paro, así como las cifras de la Seguridad Social de junio, también facilitadas ayer, ponen cuanto menos en cuarentena la mejora del mercado laboral.

Así, aunque el desempleo descendió en los principales sectores, liderados por los servicios, con 31.852 parados menos, (ver gráfico), el conjunto de la economía española sigue sin crear empleo. Es más, continúa destruyendo puestos de trabajo.

Así lo indica la pérdida de 5.501 cotizantes netos a la Seguridad Social el mes pasado y el elevado ritmo de destrucción de empleo interanual del Régimen General -al que pertenecen ocho de cada diez afiliados-, que se acerca al 8%.

Aunque, en términos generales, este recorte de la ocupación empieza también a frenarse levemente, ya que el sistema destruía empleo a un ritmo del 6,73% en mayo y en junio este porcentaje se recortó al 6,51%. Esta es igualmente la primera mejora desde que el empleo empezara a desacelerarse a finales de 2007.

También las cifras desestacionalizadas, que eliminan los efectos del calendario, son poco alentadoras. Este dato, que elabora el Ministerio de Economía y Hacienda, indica que el paro habría subido en 107 personas el mes pasado y la afiliación a la Seguridad Social habría caído en casi 27.000. Según esto, el sistema habría perdido en junio la cota de los 18 millones de afiliados.

Dicho todo esto, el elemento más preocupante que pone en cuestión la fortaleza de esta reactivación del mercado es el hecho de que los sectores que sí están creando empleo siguen siendo los que más vinculados están a la estacionalidad y a la temporalidad, así como a las actividades de menor valor añadido, lo que no ayuda al cambio de modelo productivo que persigue el Gobierno.

Así, en junio pasado, los sectores que tiraron de la ocupación, según el registro de Seguridad Social, fueron las actividades sanitarias y los servicios sociales, con 23.016 nuevos cotizantes; y la hostelería, que generó 11.264 afiliados más. El primero de estos sectores se vio activado por las sustituciones veraniegas; mientras que el segundo, por las contrataciones para el periodo estival.

Si bien estos nuevos empleos se vieron contrarrestados en las cifras de final de mes por la destrucción de 32.463 puestos de trabajo del sector de la educación por el fin del año escolar.

Paradójicamente, pese a los sectores que están creando empleo están bastante feminizados, las cifras netas de la afiliación a la Seguridad Social muestran que todo el empleo destruido fue femenino, ya que en términos netos las mujeres registraron una caída de cotizantes de 24.675 afiliadas, mientras que el colectivo masculino se incrementó en 19.173 personas.

En cuanto al sector de la construcción, fuertemente masculinizado y que es el principal beneficiario de las ayudas por valor de 8.000 millones de euros del fondo estatal de inversión local, registró igualmente descensos del desempleo, por segundo mes consecutivo, con 31.852 parados menos.

No obstante, también en este sector hay que hacer una salvedad que ensombrece el saldo a final de mes. En términos de afiliados a la Seguridad Social, las actividades de la construcción crearon casi 3.000 nuevos empleos de asalariados en junio, pero se destruyeron casi 5.000 puestos de autónomos en este área, incluyendo las actividades inmobiliarias.

Desplome de los autónomos

En conjunto, el número de trabajadores por cuenta propia experimentó una caída de 5.814 trabajadores lo que supone un fuerte descenso que acerca la pérdida de empleos de autónomos en el último año a los 200.000.

Además de la caída del desempleo y un leve freno en el ritmo de destrucción de afiliados hay otros datos positivos como que prácticamente la mitad de las personas que abandonaron las listas del paro eran menores de 25 años. Los jóvenes son uno de los colectivos más afectados por la crisis, que se ha llevado por delante casi un millón de contratos temporales.

Asimismo, el descenso del paro se ha traducido en una leve caída de la nómina mensual de gasto en prestaciones por desempleo, que se recorta casi un 2%. En general, los agentes económicos fueron ayer cautos a la hora de valorar estos datos, al considerar que se debe esperar aún unos meses para confirmar la mejora del empleo. Si bien los representantes del Ministerio de Trabajo confiaron en que la ocupación mantendrá su repunte en lo que resta de año y en 2010.

Los lunes se deja de estar al sol

La gráfica de cómo se comportó la afiliación a la Seguridad Social cada uno de los días del mes de junio es muy ilustrativa: los lunes son, sin duda, el día punta de la semana para hacer contrataciones. De hecho, en la mayoría de las semanas de junio, en el resto de los días, las bajas de afiliados superaron a las altas.

Pero esta regla tuvo una excepción en la semana que se inició el 15 de junio, coincidiendo con el comienzo de la temporada alta de vacaciones de verano en toda España, lo que propició que se creara empleo de lunes a jueves, ambos incluidos.

¿Qué indica el hecho de que el lunes sea el único día de la semana que registra un saldo positivo en las altas al sistema? Varios factores. En primer lugar el predominio de contratos de una semana o quince días de duración. Además, en el caso de junio un espejo de cómo funcionan los sectores que están creando empleo mayoritariamente (hostelería, servicios sociales y sanidad): con muchos contratos de sustituciones veraniegas y de corta duración.

No obstante, fuentes de la Seguridad Social explicaron que es habitual que los primeros días de la semana haya más contrataciones, si bien no lo es tanto que se concentren exclusivamente en los lunes.

Esta gráfica también reprodujo una práctica muy común que es la de dar de baja masivamente a los trabajadores el último día de mes, sobre todo en los meses previos a periodos vacacionales. El 30 de junio desaparecieron 167.377 cotizantes del registro de la Seguridad Social. Si bien, fuentes de Trabajo aseguraron que el 1 de julio ya se habían recuperado casi 173.000 cotizantes. El término de los colegios, el 23 de junio, provocó otro pico de caída en las afiliaciones.