Ocio digital

La productora de Pocoyó sale a Bolsa para financiar su expansión

Zinkia, la empresa madrileña de ocio digital conocida mundialmente por la serie Pocoyó, confía en presentar el lunes la documentación necesaria para ser la primera compañía que debute en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). La salida a Bolsa llevaba cociéndose hace algunos meses, y el tamaño de la oferta podría superar los 20 millones de euros.

La salida a Bolsa de Zinkia forma parte de una estrategia para capitalizar a la empresa de cara a sus próximos retos. El más claro es la producción del primer largometraje de Pocoyó, que fuentes de la empresa confirmaron que buscará un público más amplio. Además, se estudia el lanzamiento de una línea de productos para consumidores adolescentes, en la línea de la exitosa Hello Kitty. Y se ultima la primera temporada de una nueva serie, Mola Noguru, dirigida a un público objetivo que, por edad -a partir de cinco años- sería continuador del que actualmente consume a su personaje estrella.

Pocoyó, sin duda el principal activo de Zinkia, es una serie de animación digital 3D para niños de hasta seis años, compuesta hasta el momento por 104 capítulos de siete minutos de duración, así como un cortometraje -El circo espacial- que se estrenó la pasada Navidad y recientemente se publicó en DVD.

La serie se emite en un centenar de países y hace pocos meses consiguió ser la primera producción de dibujos extranjera que se emite en China desde que el país cerrara sus fronteras a la animación foránea hace seis años. En Gran Bretaña, el lanzamiento del primer DVD de la serie se convirtió en el audiovisual infantil más vendido de la historia.

Zinkia cuenta con un centenar de empleados entre sus sedes española y china. El pasado año, su presidente y accionista mayoritario, José María Castillejo, admitió una facturación anual de siete millones de euros, si bien su plan de negocio incluía unos ingresos por encima de 60 millones de euros hasta 2012 en concepto de royalties por el merchandising de la serie.

Aunque Pocoyó supone casi el 90% de la facturación de Zinkia, la empresa también ha entrado en el mercado de los videojuegos. El año pasado publicó Play Chapas, un simulador de fútbol-chapa para la PSP que contó con el apoyo de Sony -se lanzó en pack con la consola- y que estuvo cuatro meses entre los cinco títulos más vendidos de la plataforma en España. En la actualidad, también desarrollan videojuegos con los personajes de Pocoyó.

El Mercado Alternativo Bursátil, constituido en 2006, sólo ha acogido hasta la fecha títulos de sociedades de inversión de capital variable (SICAV) y firmas de capital riesgo. Sus condiciones están diseñadas para favorecer la salida a Bolsa de firmas pequeñas con costes reducidos e información limitada.

Socios de prestigio internacional

La historia de Zinkia es la de un éxito poco común en el panorama audiovisual español, y trufado de dificultades. La empresa fue creada en 2001 por un grupo reducido de socios, procedentes de otras áreas del ocio digital, que en su mayoría trabajan hasta hoy en la empresa. Aunque el piloto de la serie Pocoyó fue premiado en el prestigioso festival de animación de Annency, no consiguieron interesar en España y llegaron a un acuerdo para la producción con la inglesa Granada Television. En España se estrenó dos años después en TVE, cuando ya se emitía en casi una veintena de países, ante el desinterés de las televisiones nacionales por una serie pre-escolar. El más rentable de los socios estratégicos de Zinkia es Bandai, la empresa japonesa de juguetes que comercializa mundialmente todos los relacionados con Pocoyó. También tiene acuerdos internacionales con Random House para editar los libros del personaje, y con Nintendo para los videojuegos.