CincoSentidos

500.000 ejemplares para saciar la sed de 'Millenniun'

Destino lanza hoy la última novela de la trilogía de Larsson, que ha vendido 12,6 millones de libros.

500.000 ejemplares para saciar la sed de 'Milleniun'
500.000 ejemplares para saciar la sed de 'Milleniun'

Algunos lectores no podían esperar más y ayer entraban en las librerías con la intención de que les vendieran los ejemplares expuestos en los escaparates. "Lo nunca visto", comenta Ruth González, directora de marketing de la cadena Top Books. La reina en el palacio de las corrientes de aire, tercera y última novela de Millennium, la serie creada por Stieg Larsson (Suecia, 1954-2004), ha llevado el fenómeno fan al sector editorial.

A partir de hoy, 500.000 ejemplares esperan a los incondicionales españoles de la saga, de la que se han vendido 12,6 millones de libros en 40 países, 1,5 millones sólo en nuestro país. Inicialmente estaba prevista una tirada de 400.000 libros, pero a la vista de las peticiones, Destino dio la orden el pasado viernes de reimprimir otros 100.000, confirma la editora Silvia Sesé. Larsson se pone así a la altura de Ken Follet (Un mundo sin fin, 525.000 ejemplares y 125.000 más al día siguiente), Katherine Neville (El fuego, 500.000), Carlos Ruiz Zafón (El juego del ángel, un millón) o Ildefonso Falcones (La mano de Fátima, 500.000 ejemplares), los lanzamientos más potentes de la literatura reciente.

Lector a lector

Silvia Sesé lleva dos años en Destino, la casa de autores de gran venta como Miguel Delibes o Ana María Matute, pero reconoce que el fenómeno Larsson "no es comparable a nada". La empresa del grupo Planeta tuvo noticias del libro a través de Actes sud, los editores franceses. Leyeron el primer volumen y después el resto, "porque ya no puedes dejar de leer", señala Sesé. A finales de marzo de 2007, compraron los derechos de las novelas. La primera, Los hombres que no amaban a las mujeres, salió con una tirada inicial de 40.000 ejemplares y ya va por las 19 ediciones; la segunda, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, por 16 ediciones.

Ha funcionado el boca-oreja. "Destino es una editorial pequeña, queríamos ir lector a lector", asegura la editora. Fue un trabajo de hablar personalmente con los libreros. En Top Books cuentan que les presentaron el primer Millenium como una novela que estaba triunfando. La pusieron a la venta en junio de 2008 y los primeros meses "no fueron nada del otro mundo", recuerda Ruth González. Cuando en noviembre apareció la segunda novela, empezaba el fenómeno Millennium; en enero, las ventas en las librerías de la cadena se duplicaron.

El trágico destino del autor, muerto de un infarto días después de entregar la última novela a su editor y poco antes de ver publicada la primera; la batalla de su pareja, Eva Gabrielsson, por hacerse con los derechos de autor y el estreno en mayo de la adaptación cinematográfica del primer libro han disparado el interés por la última obra. "Son tres novelas muy largas y la gente quiere saber más. Es sorprendente", explica la directora de marketing de Top Books.

Todo el mundo está enganchado a Millennium. ¿Por qué? Escuchando a los lectores y leyendo las críticas, Silvia Sesé extrae algunas claves del éxito. Para empezar, el estilo. Larsson, periodista, fundador y editor jefe de la revista Expo, cuyo objetivo era denunciar actitudes racistas y fascistas, domina recursos literarios de nivel. "Es un escritor experto, la escritura acaba resultando muy viva", detalla la editora. A continuación, los temas que trata, de actualidad, así como el punto de vista desde el que los aborda. Larsson estaba comprometido contra todo tipo de violencia, como su álter ego Mikael Blomkvist, un periodista que busca la verdad, idealista pero no ingenuo, que actúa para cambiar la realidad.

Es otro de los aciertos, casi tanto como el de la protagonista, Lisbeth Salander. "Lo tiene todo para sentirte arrastrado por el personaje", opina Sesé. Tras los piercings, tatuajes y vestimentas tétricas, se esconde una mujer con una moral de hierro. De apariencia frágil y vulnerable, sus mejores armas son su capacidad intelectual y el dominio de la informática. "Es un personaje fascinante, tiene algo de Pippi Calzaslargas personaje creado por la escritora sueca Astrid Lindgren, popularizado en una serie de televisión de los años 70, pero también de los superhéroes de cómic". La reina en el palacio de las corrientes de aire pone punto y final a una de las trilogías más inquietantes de la literatura actual.

A contracorriente de las novelas policiacas

Las tramas que plantea Larsson combinan denuncia social, acción, dramas personales, amores imposibles y personajes fascinantes. De la correspondencia mantenida por el autor con su editora sueca, se conoce que el propósito de Larsson, entusiasta de la novela negra, fue ir a contracorriente del género. Su regla: no idealizar delitos ni criminales, ni estereotipar a las víctimas.

En Los hombres que no amaban a las mujeres construyó una serie de asesinatos a partir de la reconstrucción de tres casos reales.

A la hora de crear los personajes, huyó de los arquetipos policiacos. Mikael Blomkvist no tiene úlcera de estómago, ni problemas con el alcohol, ni ansiedad. No escucha ópera ni construye maquetas de aviones. Personajes que se comportan como la gente corriente. Si Blomkvist dispara con una pistola, acaba en el Juzgado.

Lisbeth es una sociópata, admitía Larsson, que no funciona como la gente normal. Ni tiene la misma consideración del bien y del mal que el resto de las personas.

En torno a ellos, el autor ha creado un universo realista sostenido por cantidad enorme de personajes secundarios.