Mercados

La CNMV considera que Santander debería pagar más en sus preferentes

La CNMV aprobó ayer la emisión de preferentes de Santander por hasta 2.000 millones de euros. Al igual que en las participaciones de BBVA y Banesto, el supervisor advierte que su rentabilidad es inadecuada y señala que su valor en mercado sería "en torno a un 10% inferior a su nominal".

Desde diciembre, la banca española ha lanzado ya 15 emisiones de preferentes dirigidas a los minoritarios. Con ellas, las entidades captarán cerca de 12.000 millones de euros, que destinarán a mejorar la liquidez y también a reforzar la solvencia. Las mayores emisiones hasta el momento han sido las planteadas por Caja Madrid (de hasta 3.000 millones), La Caixa (2.000) y Santander (también 2.000).

El primer banco español recibió ayer luz verde de la CNMV para colocar sus participaciones, que ofrecen el 5,75% el primer año, el 4,75% el segundo y, a partir de entonces, el euríbor a tres meses más un diferencial del 2,2%. Sin embargo, el supervisor advierte que pagan "una rentabilidad sustancialmente inferior (en torno a un 0,91% anual) a lo que en estos momentos están exigiendo los inversores profesionales ... el valor de mercado de este instrumento sería sensiblemente inferior (en torno a un 10%) a su valor nominal". La CNMV se basa en los informes de Intermoney y KPMG, incluidos en el folleto de la emisión, para realizar esta advertencia.

Lo cierto es que la rentabilidad de las preferentes del Santander se sitúa en la parte baja de las ofertadas recientemente, pero su perfil de riesgo también es menor. Intermoney indica que las emisiones de deuda subordinada de Caja Navarra, Cajastur, Caja Murcia y Caja Duero dan rentabilidades superiores, pero añade que "el menor riesgo asociado de la de Santander justifica el pago de un menor rendimiento".

SANTANDER 4,49 0,23%

El CDS -derivado de crédito que mide la prima de riesgo de una entidad- a cinco años de la deuda subordinada del banco presidido por Emilio Botín se sitúa entre los 115 y los 125 puntos básicos, inferior, por ejemplo, a la horquilla de Caja Madrid (365-405) o La Caixa (260-310), que han ofrecido preferentes con rentabilidades algo superiores a Santander. Intermoney señala que la emisión "presenta un nivel de rentabilidad ligeramente inferior a lo que constituye el rango actual de mercado y al perfil de riesgos".

Santander se reserva el derecho a comprar la emisión por el 100% del nominal a partir del quinto año. El banco ya ha amortizado dos emisiones de preferentes lanzadas en 2003 y 2004 por 850 millones y, en lo que queda de ejercicio, prevé rescatar otras valoradas en unos 1.500.

En los últimos meses, varias entidades financieras, aprovechando el bajo precio respecto al que cotizan varias emisiones de deuda subordinada, han lanzado ofertas de recompra, pero por la mitad, o menos, del nominal. Así lo han hecho Sabadell, Pastor Caja Duero y Caixa Galicia.

Más papel de CAM, Caja Duero y Banesto

La actividad de la CNMV a la hora de aprobar folletos es frenética en los últimos tiempos. Ayer, no sólo dio el visto bueno a la emisión de Santander, también aprobó una de Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y otra de Caja Duero. Además, Banesto ha decidido ampliar el importe de su emisión de preferentes hasta los 500 millones, desde los 250 planteados inicialmente. La CNMV también advirtió en este caso de que su rentabilidad no es la adecuada.

CAM se propone colocar entre 450 y 850 millones de euros en participaciones preferentes, por las que ofrece una rentabilidad del 7,35% los dos primeros años y el resto el euríbor a tres meses más el 5,9%, con una rentabilidad mínima del 6,8%.

El importe mínimo de suscripción asciende a 10.000 euros y podrán suscribirse hasta el próximo 25 de septiembre. Esta emisión no ha recibido advertencia por parte de la CNMV, si bien el CDS de la deuda subordinada de la CAM alcanza los 725 puntos básicos.

Por su parte, Caja Duero, que recientemente ha colocado 100 millones de euros en participaciones preferentes, vuelve a recurrir a sus clientes para venderles hasta 200 millones en bonos subordinados. Ofrecen el 5,3% TAE hasta el mes de septiembre; desde entonces y hasta 2014, pagarán el euríbor a tres meses más un diferencial del 4,6%. Por último, el spread crecerá hasta el 4,6% hasta septiembre de 2019, fecha de vencimiento. La inversión mínima es de 1.000 euros.

Las claves de un producto con riesgos

¿Qué diferencias tienen las preferentes respecto a otro tipo de deuda?

Las preferentes son deuda ultrasubordinada. No tienen, a efectos contables, la misma categoría que la deuda estándar. Forman parte de los fondos propios, de manera que mejoran la solvencia de las entidades que las emiten y, por este mismo motivo, suponen mayor riesgo para el comprador. Se han emitido en España desde finales de los años 90, pero la novedad ahora está en que se están vendiendo de forma masiva a los pequeños inversores.

¿Qué riesgos tienen este tipo de emisiones?

Su remuneración no está asegurada, depende de que logre el beneficio necesario para pagarla. Segundo, en caso de quiebra los titulares de preferentes serían los penúltimos en cobrar, sólo estarían por delante de los accionistas o los cuotapartícipes. Tercero, es deuda perpetua: la entidad se reserva el derecho, pero no la obligación, de recomprarlas al quinto año por el mismo precio. Y cuarto, su liquidez es mínima, de forma que los inversores pueden sufrir serias dificultades a la hora de venderlas; y, en caso de poder hacerlo, probablemente no recuperarían su inversión.

¿Qué ventajas suponen para los compradores?

La rentabilidad que ofrecen está a años luz de productos sin riesgo como depósitos. Pero esto no quiere decir que la que pagan las últimas emisiones sea la adecuada. De hecho, la CNMV ha advertido sobre tres. Rabobank, un banco holandés con la máxima calificación crediticia, ha colocado preferentes que pagan el 11% hasta junio de 2019, muy por encima de lo que rentan las emisiones españolas.

Condiciones

Rentabilidad. Primer año: 5,75%. Segundo año: 4,75%. Resto: euríbor a tres meses más 2,2%.

Suscripción. Hasta el 25 de junio por un importe mínimo de 2.500 euros.

Vencimiento. Perpetuo, aunque pueden amortizarse al 100% del nominal.

Liquidez. Será reducida, pero cotizarán en AIAF.