Energía

El Gobierno activa un acuerdo nuclear con China en pleno debate sobre Garoña

Los Gobiernos de España y de la República Popular China han puesto en marcha un acuerdo sobre energía nuclear que contempla la colaboración en la construcción de reactores nucleares.

En pleno debate sobre la energía nuclear en España, a la espera de la decisión sobre el cierre o no de la central de Santa María de Garoña, el Gobierno ha activado un acuerdo de cooperación en energía nuclear con China.

Los Gobiernos de España y de la República Popular de China firmaron en Madrid, el 14 de noviembre de 2005, un acuerdo para la cooperación en los usos pacíficos de la energía nuclear. Este fue firmado por el entonces ministro de Industria español, José Montilla, y el de Ciencia y Tecnología chino, Xu Guhanhua. El acuerdo acaba de ponerse en marcha una vez que el pasado 20 de marzo los Gobiernos de uno y otro país notificaron el cumplimiento de sus respectivos procedimientos internos para su entrada en vigor. Ayer fue publicado en el BOE por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

"No hay ningún motivo especial por el que se haya demorado su entrada en vigor hasta ahora", comentó ayer un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. "Cuenta con el visto bueno de la Comisión Europea y de la Agencia Internacional para la Energía Atómica", añadió.

El acuerdo limita la cooperación en energía nuclear entre los dos países "exclusivamente" al uso pacífico de la misma. El mismo contempla "la investigación, diseño, construcción, operación y mantenimiento de reactores nucleares" así como el "intercambio de información y documentación científica y técnica", entre otros aspectos.

China está inmersa en un programa de desarrollo de la energía nuclear que prevé la construcción en el país de siete reactores al año hasta 2030.

Presencia española

El año pasado las empresas españolas Enusa, Tecnatom, Ensa y Ringo Válvulas crearon Spanish Nuclear Group of China (SNGC), una sociedad conjunta para participar en el desarrollo de la energía nuclear en China.

"Con independencia de la puesta en marcha de ese acuerdo", explica Juan Ortega, presidente de SNGC y director general de Tecnatom, "la cooperación entre España y China sobre energía nuclear ya era bastante sólida". Pero el acuerdo "facilitará que China vea en la tecnología española una alternativa a la ofrecida por compañías estadounidenses y francesas", añade. Juan Ortega estima que el grupo español SNGC opta a un negocio de 36 millones en China hasta 2011.

Precisamente el pasado lunes se inició la construcción de un reactor en una provincia situada al sur de China donde la compañía Tecnatom participa, con un porcentaje minoritario, a través de una empresa conjunta creada con una firma china. Esta sociedad en la que está presente Tecnatom se adjudicó un contrato de seguridad en un concurso al que también optaba el gigante francés Areva.

El pleno del CSN debe aprobar hoy su dictamen

Después de tres días deliberando, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) debe aprobar hoy (tiene de plazo hasta las 12 de la noche) su dictamen sobre la situación de la central nuclear de Garoña, cuyos propietarias, Endesa e Iberdrola, han solicitado una prórroga de la licencia para que funcione otros 10 años, pese a que en dos años acaba su vida útil, que comenzó en 1971.

Si el Consejo opta por la continuidad, esta decisión no sería vinculante, y la última palabra la tendría el Gobierno. El presidente, Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que esperará a ver el dictamen del CSN para pronunciarse.

Fuentes empresariales aseguran que, aunque este organismo apruebe su dictamen mañana, no lo hará público hasta el lunes para no influir en el resultado de las elecciones europeas.