Sector turístico

El bajón toca máximos, con 1,4 millones menos de visitantes hasta marzo

La crisis económica de Reino Unido y Alemania, los dos principales mercados emisores de turistas hacia España, sigue pasando factura al sector turístico. En los tres primeros meses del año llegaron a los principales destinos 8,8 millones de turistas, lo que representa un retroceso del 16,3%.

Se trata de la caída más elevada de la serie histórica, que se mide desde 2002, y supone un recorte en términos absolutos de 1,4 millones de visitantes en apenas tres meses, lo que representa una cifra muy cercana a los 1,8 millones que perdió España en todo 2008.

Ese descenso, sin embargo, se atenúa si se corrigen los datos por el efecto de calendario. En 2008, la Semana Santa, uno de los periodos donde se registran más entradas de turistas extranjeros, se celebró en marzo, mientras que este año se produjo en abril.

Si se corrige esa diferencia, la caída en la llegada de turistas en marzo se redujo a la mitad hasta un descenso del 10,1% en tasa anual, algo mejor que la registrada en febrero (11,3%).

Pese a ello, el deterioro en el turismo sigue extendiéndose con fuerza. Los ocho principales mercados emisores de turistas a España (todos ellos integrados en la Unión Europea) han registrado caídas de dos dígitos en los tres primeros meses, lo que refleja las dificultades económicas por las que están pasando muchos de ellos. Especialmente significativa es la bajada del mercado británico, con un descenso del 23,3% ante la fuerte devaluación de la libra frente al euro, lo que ha restado medio millón de turistas a España en sólo tres meses. La debilidad de la moneda británica supone un fuerte encarecimiento de los viajes a España frente a otros destinos con otras monedas, como Croacia, Turquía, Egipto o los países del Caribe.

La menor llegada de turistas también ha afectado a todas las comunidades de destino, que registran caídas de dos dígitos, salvo Madrid, que en el primer trimestre se anotó una caída del 4,4% en tasa anual. Este menor descenso se ha producido en gran medida por el empuje del turismo de negocios y de las líneas aéreas de bajo coste (en Madrid operan Ryanair, Easyjet y Air Berlin, entre otras), que ya representan dos de cada tres entradas que se producen en España.

Este empeoramiento de la actividad ha tenido su reflejo en la afiliación a la Seguridad Social en hostelería o agencias de viajes, con una caída de 67.000 personas en marzo.

Hoteles

El número de estancias en alojamientos hoteleros ha caído en más de un millón en el primer trimestre del año, lo que obligará a las empresas a seguir haciendo fuertes rebajas de precios para atraer turistas.