Mercados

La temporada de resultados pone a prueba la recuperación de la banca

Banesto abre hoy la ronda de resultados trimestrales de la banca española, tras haber subido el 50% en un mes. Los analistas ven síntomas de agotamiento en el repunte bursátil del sector y temen correcciones, aunque serán los resultados del primer trimestre quienes dicten la tendencia. Santander y BBVA siguen con margen de subidas, aunque con miras a largo plazo y asumiendo alta volatilidad.

Desde los mínimos marcados a comienzos del mes de marzo, la banca ha protagonizado un rally que ha permitido al Ibex asomarse con cautela a los 9.000 puntos. En poco más de un mes, Santander ha repuntado el 62%; BBVA, el 67,5%; Popular, el 84,7%; Sabadell, el 49,3% y Banesto, el 48,9%. El balance anual sigue arrojando pérdidas pero, a la vista del reciente estirón, los analistas ya ven signos de agotamiento en tan rápida subida.

'Lo razonable es que empiecen a corregir posiciones, es un buen momento para la toma de beneficios', explica un analista de un banco extranjero. Después de todo, el escenario de fondo no ha cambiado y a pesar de los positivos indicios que han dado entidades estadounidenses como Citi o JPMorgan en los adelantos de sus resultados del comienzo de año, sobre la banca española persisten las mismas amenazas. Es decir, los elevados riesgos en el sector inmobiliario y el avance imparable de la morosidad. 'La publicación de los resultados del primer trimestre debería influir en una corrección de los bancos españoles', según Silvia Verde, analista de Inverseguros, aunque sin descartar que el sector se siga beneficiando de buenas noticias que puedan llegar desde EE UU. Banesto publica hoy sus resultados hasta marzo. JPMorgan también los anuncia hoy y Citi le seguirá mañana.

'Esperamos una corrección en los bancos y una rotación hacia valores defensivos, como farmaceúticas o utilities' opina Francesc Pau, de GVC. Pero esta caída de la banca sería en cualquier caso un descenso para tomar aire y 'coger fuerzas para intentar abordar los máximos de inicios de año', en que el Ibex se colocó sobre los 9.700 puntos. 'Es buen momento para salir y volver a entrar en banca en unas semanas a precios un 10% inferiores', añade Pau.

'Es buen momento para tomar beneficios y entrar a precios más bajos', según GVC

Los analistas coinciden en que los mínimos de marzo han creado un suelo tanto para la banca como para el conjunto del mercado. Las discrepancias surgen sin embargo al establecer valoraciones para el sector. 'Mantenemos a Santander y BBVA en cartera. Por fundamentales aún siguen baratos y tienen recorrido. Cotizan a precios razonables, excelentes incluso si se tiene una perspectiva a más largo plazo. Aunque quien entre en estos valores debe estar dispuesto a aguantar y a asumir elevadas dosis de volatilidad', afirma Miguel Castells, director de inversiones de Finanduero, que muestra su preferencia por BBVA.

La firma KBW elevó recientemente su valoración para Santander a sobreponderar. Su analista Antonio Ramírez reconoce que BBVA posee una cartera crediticia con un perfil de riesgo inferior al de Santander, pero considera que la entidad que preside Emilio Botín ofrece una de las cuentas de resultados más sólidas de la banca europea para este año y el próximo, gracias a unos ingresos recurrentes y al potencial de ahorro de costes tras sus últimas adquisiciones en Brasil y Reino Unido.

Los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA, son los únicos que aún se cuelan entre las preferencias de algunas firmas de análisis, a pesar del rebote del último mes. 'Cuando hay períodos bajistas, los bancos grandes bajan menos que los medianos, que además son mucho más ilíquidos', añade Castells. Para otros analistas, la recomendación de infraponderar la banca española no admite excepciones. 'Santander y BBVA están casi cotizando a una vez su valor en libros, un nivel razonable. Ambos son ahora unos de los bancos más estables, lo que justifica una prima respecto a la banca europea. Pero la situación de América Latina, que es determinante para la cotización, no está nada clara', añade un analista de un banco internacional.

Año en positivo en Europa

El conjunto de la banca europea no tiene nada que envidiar al repunte que disfruta la banca española desde los mínimos del 9 de marzo. Desde aquel día, el índice sectorial de la banca europea ha recuperado el 69,4% y remonta por tanto desde los mínimos de los últimos 17 años a los que había retrocedido.

El balance del último mes no deja entidades financieras europeas con pérdidas en Bolsa y sí fulgurantes alzas, como el 185,7% de Bank of Ireland; el 165,6% de Barclays que, a diferencia de otros gigantes birtánicos como Lloyds o Royal Bank fo Scotland, no ha necesitado ayudas públicas para capitalizarse; o el impulso del 93,8% del italiano Unicredito. En lo que va de año, el conjunto de la banca europea sortea las pérdidas y gana el 1,24%.

A resguardo de los problemas de capital

La banca española se mueve al compás de la banca internacional y, en especial, de la banca estadounidense, que ha sido el epicentro de la actual crisis y de la que ahora se esperan las primeras luces al final del túnel. Así, el ascenso iniciado desde comienzos de marzo se vio frenado por las primeras noticias del plan del tesoro estadounidense de rescate a la banca, a finales de ese mes. Y los detalles sobre ese plan de rescate sirvieron para reanimar de nuevo al sector pocos días después.

Sin embargo, a pesar del paralelismo en Bolsa, la situación de la banca española dista mucho de ser tan grave como la de la banca estadounidense. De hecho, ningún banco español ha necesitado por el momento ayudas públicas y los dos grandes bancos, Santander y BBVA, han realizado emisiones de deuda sin solicitar el aval del Estado, al que sí han recurrido especialmente las cajas de ahorros.

Sólo Santander ha realizado una ampliación de capital -en el pasado mes de noviembre, por 7.200 millones de euros-, aunque dirigida en exclusiva al capital privado. En opinión de la firma de análisis KBW, 'ninguno de los bancos españoles necesitaría elevar su capital, ni siquiera Banco Popular o Sabadell, los más expuestos al crédito al sector inmobiliario. Incluso en un escenario de estrés, el impacto en los ratios de capital no es catastrófico'.

Morosidad

Es la principal amenaza para la banca española. El volumen de créditos morosos alcanzó en enero los 72.000 millones de euros, con un crecimiento de 8.900 millones sólo en ese mes, lo que supone una tasa de impagados del 3,87% en el sistema.

Las cifras

84,6% es la subida que acumula Popular desde su mínimo del 6 de marzo, la mayor de la banca española.

44,8% es el avance que registra Bankinter en lo que va de año. Se desmarca de las pérdidas del resto.