Capital extranjero

El Gobierno agiliza los visados para los directivos extranjeros

El Gobierno ultima cambios legislativos para que los ejecutivos extranjeros no tengan problemas a la hora de obtener sus visados para entrar en España. El número de empresas beneficiadas por esta medida se eleva a 2.000, según las primeras estimaciones de la Secretaría de Estado de Comercio.

El Ejecutivo aprobará en breve una modificación en una instrucción del Ministerio de Trabajo que permitirá agilizar la tramitación de los visados de residencia y trabajo para el personal de confianza (dirección y ejecutivos altamente cualificados) de las empresas extranjeras que tengan inversiones o quieran iniciar una actividad en España. Esta modificación, cuyos últimos flecos se están ultimando, responde a las demandas de algunas compañías que se habían encontrado con un muro burocrático para trasladar personal cualificado desde la matriz o desde otra filial, lo que les había provocado, en algunos casos, un replanteamiento de sus inversiones en nuestro país.

En la actualidad, cualquier empresa que quiera traer personal de confianza debe pasar los trámites preceptivos en el consulado, lo que puede demorarse varios meses, con la excepción de aquellas compañías que puedan demostrar un historial de inversión superior a los 20 millones de euros. æpermil;stas últimas realizan esas gestiones a través de la Oficina de Grandes Empresas, dependiente del Ministerio de Trabajo, lo que acorta sobremanera los plazos en la obtención de los visados.

Ante las quejas expresadas, el Ejecutivo rebajará ese umbral de forma progresiva, de tal manera que a partir de ahora podrán acceder a esa oficina todas aquellas que tengan un stock de inversión de un millón de euros en dos años, dos millones en tres años o cinco millones en cinco años y así progresivamente, tal y cómo detalla la propuesta pactada entre los ministerios de Industria y Trabajo.

Eliminar trabas burocráticas

En un primer momento se había pensado en rebajar ese umbral hasta un millón de euros sólo para los sectores identificados como estratégicos para el comercio exterior, como nuevas tecnologías o energías renovables, pero finalmente se ha decidido revisar ese umbral sin distinción de sectores.

Alfredo Bonet, secretario general de Comercio Exterior, asegura que con ese cambio de última hora se ha pretendido reducir las barreras burocráticas para todo tipo de empresas, tanto las que ya han invertido como las que estén dispuestas a hacerlo. 'Si finalmente se aprueba nuestra propuesta, el número de empresas que podrán acogerse a un sistema rápido de visados se triplicará, al pasar de 600 a 2.000', asegura Bonet, quien recalca que este cambio sólo afectará al personal de confianza.

Asimismo, asegura que también se están manteniendo conversaciones con el Ministerio de Asuntos Exteriores para agilizar la tramitación de los visados de estancia, que son aquellos que permiten que una persona pueda permanecer en España al menos tres meses por semestre.

La obtención de estos visados, que suelen ser utilizados por ejecutivos de empresas durante misiones comerciales o viajes de negocios, suele retrasarse aún más que los visados de residencia, lo que muchas veces puede significar la cancelación de una operación comercial al no poder concretarse un encuentro. 'No podemos permitir que se pierdan operaciones comerciales por este motivo. Si un empresario que vende máquina herramienta hace negocios con otro empresario chino y luego le invita a una feria en España, un retraso en la obtención del visado puede frustrar el negocio', asegura. Y una de las posibles vías que están estudiando, siempre de acuerdo con la normativa de Schengen, es la que se ha impulsado en el Consejo Asesor para el Comercio con África Occidental (Capcao), que promueve los intercambios de España con esa región de África.

Para agilizar la tramitación de estos visados se propuso a las asociaciones empresariales que enviaran un listado de empresarios con los que tuvieran relaciones económicas estables. Una vez que se obtuvieron los nombres, el listado fue remitido a los consulados de todos los países de esa zona, de tal modo que esos empresarios pasaron a otro registro diferente para evitar las largas colas.

El sexto mayor receptor del mundo

Estancamiento en un escenario de fuertes caídas en los flujos de inversión mundiales. Ese es el comportamiento que ha experimentado la recepción de capital extranjero en España en 2008. La inversión captada se elevó a 37.715 millones de euros, lo que representa un 0,4% más que el año anterior. Pese a ese estancamiento, la caída en la captación de inversiones fue superior en la mayoría de los países, de tal manera que la cuota de mercado de España se elevó hasta el 4,5% del total, consolidándose como el sexto destino preferido por los inversores, según los últimos datos de Naciones Unidas.

En la consecución de esas cifras jugaron un papel decisivo dos operaciones corporativas: la compra de Altadis por parte de Imperial Tobacco, y la venta de los activos europeos de Endesa a Eon.

Una tendencia totalmente contraria a lo que ha sucedido con las inversiones españolas en el exterior, que registraron en 2008 una caída superior al 65% en tasa interanual al pasar de 109.211 a 38.635 millones de euros, según los datos del Ministerio de Industria. El fuerte montante de la compra de ABN Amro por parte del Santander, contabilizada en 2007, es la responsable del descenso de las inversiones en otros países.

La cifra

2.000 compañías extranjeras con intereses en España se podrán beneficiar de esta medida, según el Ejecutivo.